Lil Picado

Madrigales (II)

 Poema siguiente

Llena de dulcedumbre,
te dejaré la flauta de mi cuerpo,
su murmúreo penar alejandrino,
el sigiloso arroz de mis mejillas. Y,
de mi oculto lagar, te daré vino
umbroso, fiel, sereno.

Poema siguiente 

 Volver a
Lil Picado