Julio Iraheta Santos

Todos los días el hombre (27)

 Poema siguiente

                    Suelto esta voz,
                    estas manos que golpean conciencias,
                    pero el eco vuelve solo.

                    Por las calles del mundo fumo la derrota.
                    Arañas atómicas acechan el futuro
                    y tras las rendijas de la muerte un niño nos mira.
                     Hombre del trampolín hacia los astros,
                     ¿qué dicen tus oráculos,
                    tus clepsidras académicas?
                    Se está acabando todo,
                                                                                ¡todo!
                    Sin embargo sigues con tu dialéctica
                    creyendo que eres superhombre.
                    Pobre bestia estomacal.
                    Necesitas el misterio y lo rechazas.
                    ¡Nada de prehistoria!
                                                                      gritas.
                    Y amas la piedra prolongada en el misil.
                    ¡Ah! mis manos que buscan y siempre vuelven
solas.
                    ¡Ah! estas gotas que ruedan con sabor a
tormenta.
                    Juan lloró al mirarnos desde Patmos.
                    Estamos al final del gran juego.
                    Habrá carne suficiente para las aves de rapiña.
                    Necesitamos al Cordero.









1975

Poema siguiente 

 Volver a
Julio Iraheta Santos