Julio Iraheta Santos

A Ligia entrego mi quenar y otros pesares (8)

 Poema siguiente

                    Está la brasileña de treinta años
                    hablando desde Las Casas a Eduardo
Galeano
                    Es historiadora en minifalda
                    y con sus piernas alumbra a los oyentes
                    buscando pensamientos censurados
                    Yo la veo y me siento como ausente
                    La insensibilidad invade mis sentidos
                    y no surge de mi entraña el minotauro
                     Hago constar que esto sucede
                    porque estoy lleno de Ligia
                     y recuerdo sus caricias
                    La conferencista menciona a Leonardo Boff
                    Yo imagino a mi mujer
                    y la liberación que me ofrece su entelequia
                    Surgen las etnias sometidas
                    (Fijarse bien que son etnias y no hernias)
                    La académica corre en hilo dental
                    por la historia de Brasil
                    enfatiza los movimientos protestantes
                    El Pichincha me mira con los ojos bien
abiertos
                    Sólo él sabe en qué parte del salón
                    me he escondido con Ligia




1992

Poema siguiente 

 Volver a
Julio Iraheta Santos