Juan Sánchez Peláez

Oyendo el pálpito...

 Poema siguiente

Oyendo el pálpito de nuestra
oscura sangre
humana

los pájaros se nos acercan
vuelan
y
van a los nidos altos

tienen un collar de nostalgia
o bien
un ramo de magnolias

tienen nuestro corazón
sin corazón

nuestos mismos ojos en el aire

y
viajan sobre la improvisada música

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Sánchez Peláez