Juan Ramón Jiménez

LA COPA FINAL

 Poema siguiente


Contra el cielo inespresable,
el álamo, ya amarillo,
instala la alta belleza
de su éstasis vespertino.

La luz se recoje en él
como en el nido tranquilo
de su eternidad. Y el álamo
termina bien en sí mismo.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Ramón Jiménez