Juan Ramón Jiménez

EL LLEGADO

 Poema siguiente


No me mirarán diciendo: «¿Qué eres?»,
sino sin curiosidad y noblemente.

Porque yo seré también de los quietos,
y ya no tendré difíciles los pensamientos.

Mis ojos serán, tranquilos, los suyos.
Los miraré sin preguntas, uno en lo uno.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Ramón Jiménez