Juan Pablo Riveros

Anthem

 Poema siguiente

Bendíceme, Madre,
azulada nieve de cada día.

Amanéceme
y fecunda el olvidado dintel de la ventana
de este mundo.

Y junto al fuego frío,
bendice este incendio infinito.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Pablo Riveros