Juan Gelman

María la sirvienta

 Poema siguiente

Se llamaba María todo el tiempo de sus 17 años,
era capaz de tener alma y sonreír con pajaritos,
pero lo importante fue que en la valija le encontraron
un niño muerto de tres días envuelto en diarios de la casa.

Qué manera era esa de pecar de pecar,
decían las señoras acostumbradas a la discreción
y en señal de horror levantaban las cejas
con un breve vuelo no desprovisto de encanto.

Los señores meditaron rápidamente sobre los peligros
de la prostitución o de la falta de prostitución,
rememoraban sus hazañas con chiruzas diversas
y decían severos: desde luego querida.

En la comisaría fueron decentes con ella,
sólo la manosearon de sargento para arriba,
pero María se ocupaba de soñar,
los pajaritos se le despintaron bajo la lluvia de lágrimas.

Había mucha gente desagradada con María
por su manera de empaquetar los resultados del amor
y opinaban que la cárcel le devolvería la decencia
o por lo menos francamente la haría menos bruta.

Aquella noche las señoras y señores se perfumaban
con ardor
pero el niño que decía la verdad,
por el niño que era puro,
por el que era tierno,
por el bueno, en fin,
por todos los niños muertos que cargaban en las valijas
del alma
y empezaron a heder súbitamente
mientras la gran ciudad cerraba sus ventanas.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Gelman

Comentarios9

  •  
    solobrother sus perfumes no podría ocultar el hedor
  •  
    Evelio Pereira Salgado Esto es una crítica muy bien empaquetada.

    Seguramente es un homenaje a personas, que por una u otra causa murieron sin haberlo esperado.
    Puede ser la crítica a muchos periódicos de ese tiempo.

    En todo caso, el contenido del poema es un escrito muy refinado.
    Lo más bonito es, que en el lenguaje sencillo, se empaquetó su verdadero contenido.

    Tiene una carácter critco social, muy bonito.

    eveliopereira@gmx.de

  •  
    argantonio Juan Gelman ha vivido en primera
    persona el secuestro y la muerte
    de una hija a manos de los
    "salvadores" de su patria y a
    pesar de de esa inmensa
    tragedia no ha perdido la
    capacidad poética para expresar
    el dolor con la mayor delicadeza,
    si hubiera muchos Juan Gelman
    en el mundo, los asesinos
    salvapatrias no se atreverían
    ni siquiera a salir a la calle.
  •  
    luz Triste realidad, de la hipocresía de nuestra sociedad malsana. La pobre María, victima y reflejo de lo mismo. Debemos nuestra Mea culpa!
  •  
    Jose Maria Gentile Cómo me cuesta leerlo como poesía...mas cómodo es asumirlo como un cuento corto, la única rima que le encuentro es la del cruel destino.
  •  
    angel190288 Ni que decir, me ha dejado sin palabras.
  •  
    Ligia Lo. Unicornio Es una crítica a la sociedad que se encuentra envuelta en sedas y aromas delicados; llevando clavada en la conciencia la culpabilidad del accionar de miles de Marias desesperadas.
  •  
    FILOMENA No logro verlo como poema, es una reflexion corta, crítica, mezcla entre ácida y sutil a la sociedad, a la forma como ocultamos la falta de valores, a la facilidad con que juzgamos, sin tener en cuenta nuestra propia falta de etica, de principio y de caracter, cuantas Marias encontramos a diario en nuestras vidas, y preferimos pasar como señoras de la sociedad. Es un canto tristo a la forma en que asesinamos la inocencia-
  •  
    mamasandra55@hotmail.com Es muy triste este poema,pero relata de manera sencilla o mejor dicho desnuda la realidad de las diferencias de clases sociales que cierra su brecha en un punto: La brutalidad y la ignorancia.
    Plantear esto es muy propio de un hombre culto y comprometido con realidad social como Juan Gelman
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.