Juan Carlos Lemus

Hay tardes más tristes...

 Poema siguiente

Hay tardes más tristes
que las señoras que aman a Dios
tienen la intensidad
de la llovizna y su capa de agua en el patio

Son horas en las que se cabila
por pasillos sin pasos
y la tarde es una orquesta con sus instrumentos rotos

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Carlos Lemus