José Carlos Becerra

Épica

 Poema siguiente

Me duele esta ciudad,
me duele esta ciudad cuyo progreso se me viene encima
como un muerto invencible,
como las espaldas de la eternidad dormida sobre cada una de mis preguntas.
Me duelen todos ustedes que tienen por hombro izquierdo una lágrima,
ese llanto es una aventura fatigada,
una mala razón para exhibir las mejillas.

En estas palabras hay un poco de polvo egipcio,
hay unas cuantas vendas, hay un olor de pirámides adormecidas en el algodón del pasado,
y hay también esa nostalgia que nos invade en ciertas tardes,
cuando la lluvia se enreda en nuestro corazón como los cabellos húmedos y largos
de una mujer desconocida.

Estuve atento a la edificación de los templos, al trazo de las grandes avenidas,
a la proclamación de los hospitales, a la frase secreta de los enfermos,
vi morir los antiguos guerreros,
sentí cómo ardían los ángeles por el olor a vuelo quemado.

Me duele, pues, esta convocatoria inofensiva, esta novia de blanco,
esta mirada que cruzo con mi madre muerta,
esta espina que corre por la voz, estas ganas de reír y llorar a mansalva,
y el trabajo de ustedes, los constructores de la nueva ciudad,
los sacerdotes de las nuevas costumbres, los muertos del futuro.

Me duele la pulcritud inútil, la voluntad académica,
la cortesía de los ciegos,
la caricia torva como una virgen insatisfecha.

Mirad las excavaciones de la noche,
escuchen a Lázaro conversando con sus sepultureros,
mostrándoles su anillo de compromiso con la Divinidad.
Vean a Lázaro en el restaurant y en el tranvía,
en el ataúd y en el puente, en el animal y en su plato de carne.

Sí, me duele este atardecer,
esta boca de sol y de verano.

Poema siguiente 

 Volver a
José Carlos Becerra

Comentarios8

  •  
    naidy demasiado bueno. me encanta
  •  
    BENJAMIN ROMERO Muy profundo y a la vez cruda realidad ...felicitaciones por esa forma de ver el mundo
  •  
    argantonio Los edificios más imponentes
    se edificaron con el dinero
    que trajeron los ricos indianos
    al regreso de aquellos continentes,
    alguno se hizo banquero
    gracias al saqueo a dos manos.
    esto ocurre en Londres y en Paris
    y no se salvan ni Roma ni Madrid
    Ni tampoco Nueva York , donde
    el oro en sótanos se esconde,
    cambia de manos sin salir del círculo
    allí cada tiburón tiene su discípulo,
    para asegurarse de por vida un privilegio
    y el panteón de más lujo en el cementerio
    el hombre no aprende, ayer hermano del alma
    cuando eran los emigrantes necesarios
    sobraba dinero y reinaba la calma
    pero los que antes eran hermanos proletarios
    ya solo enseñan el puño y te niegan la palma
    eran revolucionarios ayer y hoy mandatarios.

    Poco dura la alegria ,
    en la casa del obrero
    mora callada la hacendosa ruina

    ya olvidamos aquel feliz dia
    en este silencio postrero
    reina la tristeza y se sufre la inquina.

  •  
    Evelio Pereira Salgado Qué debemos hacer?
    Pues el precio de una civilización es así, como tu dices.
    Yo diría, ser un poco menos violento en el desarrollo.
    y ser más eticos. buscando un equilibrio social.

    Me gustó mucho.

    eveliopereira@gmx.de
  •  
    Javier Nieves 'Pajarillo' Nada es más gratificante al sentimiento del hombre humano que poder exteriorizar lo que siente, en verdad bondad lealtad y una pisca de sabiduría


    eso es lo que es amigo

    su poema..

    El exterior de un penzante!


    saludos

  •  
    Elsy Alpire Vaca Cautivante poema de protesta que invade los sentidos con su admirable metáfora sobre el acontecer de nuestros días. Brillante poeta, hay que felicitarlo. Gracias. Elsy.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Con esta preciosa prosa poética POEMAS DEL ALMA, nos trae eñ recuedo, al arquitecto JOSÉ CARLOS BECERRA RAMOS. quen siendo éxicano muere en un accidente --1970-- de transito en Italia. Murio relativamente joven , 34 años, de su obra se conoció casi completa por una publicación antologada poe el tambien grande poeta Octavio Paz.-

    Gracias.
    Rafael.-
  •  
    Graciela Dantes Que se puede hacer al dolor de cada punto de vista del ser humano
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.