José Antonio Cedrón

Amantes (II)

 Poema siguiente

Anochecen y tiemblan, balbucean, se entumen
y allí son Dios, porque han dado su cuerpo.
Amanecen desnudos, clavan otros maderos.

Poema siguiente 

 Volver a
José Antonio Cedrón