Jorge Zalamea

Narcisiana

 Poema siguiente

Ésta era otra casa.
      La de los muchos patios:
            el patio de las ceremonias y los grandes;
                  el patio de los huéspedes bienvenidos;
                        el patio de los niños;
                              el patio de las criadas;
                                    el patio de los lavaderos y los bebederos;
                                          el patio de las caballerizas;
                                                el patio de las aves de corto vuelo;
                                                      el patio de las legumbres suculentas.
Y ahora estaba solo,
solo en la casa de los muchos patios,
solo el muchacho.

Comenzó a recorrer el feudo ceremonial.

Espejos en el cuarto del piano,
Espejos en el salón de las reverencias, las hipocresías y las palabras vanas,
Espejos en el comedor artesonado,
          crujiente de porcelanas y cristales,
                llameante de cobres y de azogues de plata;
Espejos en la alcoba de la madre,
Espejos en la alcoba de la hermana mayor, la muy mimada...

Espejos, espejos
en laberinto de traidoras aguas.

Las aguas agrietadas de lunas venecianas,
          como rostros de ancianas;
las aguas cristiazules de Alemania;
las aguas de Holanda, vermerianas;
las aguas nacaradas de Francia;
las implacables aguas de España.

                    ¡Nadar,
                              nadar
                                        en esas aguas!

Con candidez de lirio
se desnudó el muchacho:
enhiesto como un grito,
limpio como una espada,
enjuto como un eje,
blanco como una hostia
          de amor sacrificada...
                Se miraba,
                                  se multiplicaba,
                                        se sumergía,
                                              giraba,
                                                    danzaba
                                                          una danza horizontal
                                                                en la altamar de los espejos.

Poema siguiente 

 Volver a
Jorge Zalamea

Comentarios3

  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Escrito, que siento especial, para animar y con estas letras,nos permiten decir tantas cosa que a veces nos extrañan a nosotros mismos.
    Congratulaciones.
  •  
    felipe gonzalez mer Bello poema, para meditar.

    El nombre del poema dice mucho,
    vanidad hueca, sin sentido claro,
    leo el poema y escucho,
    opulencia intrascendente declaro,
    me quedo con lo natural,
    es de todos y lo disfrutamos...
  •  
    El Ángel Solitario Impresionante melodía e imágenes que transmite este poema.

    Gracias
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.