Jair Cortés

Fósiles (III)

 Poema siguiente


Tarde se descubre la primera arruga.
Tarde, demasiado tarde,
cuando demasiado es un don en lo fugaz.
Tarde es en la nuca
de quien se recuesta para morir profundo
sobre el pecho de su tumba.

Poema siguiente 

 Volver a
Jair Cortés