Jaime Gil de Biedma

Canción final

 Poema siguiente

Las rosas de papel no son verdad
y queman
lo mismo que una frente pensativa
o el tacto de una lámina de hielo.

Las rosas de papel son, en verdad,
demasiado encendidas para el pecho.

Poema siguiente 

 Volver a
Jaime Gil de Biedma