Hermanos Quintero

La siesta

 Poema siguiente

En un rincón de un patio fresco y ameno,
que alegran y perfuman aves y flores,
una niña morena, que tiene amores,
duerme, puestas las manos sobre su seno.

.
Sueña, y al grato hechizo de cuanto mira
a través de la bruma de lo soñado,
se dilata su seno blanco y rosado,
y su boca de grana se abre y suspira.

Luz del alma ilumina su rostro hermoso:
se encienden sus mejillas, tiembla y sonríe,
y más con lo que sueña su amor se engríe,
y es cada vez su aliento más anheloso...

Murmura luego su nombre: nadie contesta...
Abre sus ojos negros con mudo espanto,
y al ver de sus quimeras roto el espanto
volviendo al sueño dice: ¡Bendita siesta!

Poema siguiente 

 Volver a
Hermanos Quintero

Comentarios1

  • alvaro daniel de chinchiquira yo vengo de pagar una promesa y a ora que vengo santo dame un besito teresa.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.