Eleazar Rivera

La noche

 Poema siguiente

La noche ladra a los perros

que cruzan la calle



Bajo un almendro

una sirena se detiene

a cantar sus exilios



Es tarde

y nada puede impedir

que los espejos se quiebren

cada vez

que un niño sueña



Mi mano se inunda

de verbos mudos

soles marchitos

e historias en ceniza



A nadie le importan mis heridas

mis padres cayeron

y en sus huesos

descansan mis espejismos

Poema siguiente 

 Volver a
Eleazar Rivera