Coral Bracho

Tus lindes: grietas que me develan

 Poema siguiente

We must have died alone,
a long long time ago
.
D.B.



Has pulsado
has templado mi carne
en tu diafanidad, mis sentidos (hombre de contornos
levísimos, de ojos suaves y limpios);
en la vasta desnudez que derrama,
que desgaja y ofrece;

(Como una esbelta ventana al mar; como el roce delicado,
insistente,
de tu voz.)
Las aguas: sendas que te reflejan (celaje inmerso),
tu afluencia, tus lindes:
grietas que me develan.

—Porque un barniz, una palabra espesa, vivos y muertos,
una acritud fungosa, de cordajes,
de limo, de carroña frutal, una baba lechosa nos recorre,
nos pliega; ¿alguien;
alguien hablaba aquí?

Renazco, como un albino, a ese sol:
distancia doloroso a lo neutro que me mira, que miro
.

Ven, acércate; ven a mirar sus manos, gotas recientes en este fango;
ven a rodearme.
(Sabor nocturno, fulgor de tierras erguidas, de pasajes
sedosos, arborescentes, semiocultos
el mar:
sobre esta playa, entre rumores dispersos y vítreos.) Has deslumbrado,
reblandecido

¿En quién revienta esta luz?

—Has forjado, delineado mi cuerpo a tus emanaciones,
a sus trazos escuetos. Has colmado
de raíces, de espacios;
has ahondado, desollado, vuelto vulnerables (porque tus yemas tensan
y desprenden,
porque tu luz arranca —gubia suavísima— con su lengua,
su roce,
mis membranas —en tus aguas; ceiba luminosa de espesuras
abiertas,
de parajes fluctuantes, excedidos; tu relente) mis miembros.

Oye; siente en ese fallo luctuoso, en ese intento segado,
delicuescente
¿A quién unge, a quién refracta, a quién desdobla? en su
miasma

Miro con ojos sin pigmento ese ruido ceroso
que me es ajeno
.

(En mi cuerpo tu piel yergue una selva dúctil que fecunda
sus bordes;
una pregunta, viña que se interna, que envuelve los pasillos
rastreados.
—De sus ramas, de sus cimas: la afluencia incontenible.
Un cristal que penetra, resinoso, candente, en las vastas
pupilas ocres
del deseo, las transparenta; un lenguaje minucioso.)
Me has preñado, has urdido entre mi piel;
¿y quién se desplaza aquí?
¿quién desliza por sus dedos?
Bajo esa noche: ¿quién musita entre las tumbas, las zanjas?
Su flama, siempre multiplicada, siempre henchida y secreta,
tus lindes;
Has ahondado, has vertido, me has abierto hasta exhumar;
¿Y quién,
quién lo amortaja aquí? ¿Quién lo estrecha, quién lo besa?
¿Quién lo habita?

Poema siguiente 

 Volver a
Coral Bracho

Comentarios6

  •  
    solobrother Demasiado hermoso, tanto adorno puede a veces opacar la sencillez de amor, su fragilidad. El amor es el sentimiento más susceptible de evolucionar, de mutar. Hablar claro evita, o provoca (según el gusto) dicha mutación. El poema no me gustó, pero lo reconozco como poema.
  •  
    Dune Palabras...palabras...palabras...
    Las palabras son la copa, el molde contenedor,
    ¿mas si no contiene esencia,?
    ¿Servirá al que escribió?...
  •  
    argantonio La poesia no puede ser
    un lujo de neutrales
    la poesia tiene que ser
    aunque suene rara
    una música nueva
    no una traca de fuegos
    artificiales que solo
    expresan cuestiones
    simplemente banales
    a veces puede ser
    como un jaz sin partituras
    y sin letras que te llega
    al alma de manera
    inexplicable.
    Estaba sumido en una
    indefinición.
    Acariciaba el lomo
    prometedor del libro,
    un mundo en sus manos,
    el futuro esperando,
    ahí fuera de la ventana
    solitaria, aquí olor a tinta seca,
    olor a madera, un vaso
    de vino y unas aceitunas
    negras, lo demás eran
    letras y más letras.



  •  
    Ligia Lo. Unicornio Cada persona siente y expresa de distinta manera la esencia del amor y en éste caso la poetisa manifiesta esa esencia como su interior se lo indica. A veces la poesía al igual que la pintura expone los sentimientos o pensamientos puros, sin lógica y falta de estética, podriamos citar el surrealismo en la pintura, como las obras del maestro Dalí, o el impresionismo bello de Monet.
    Ambos son estilos artísticos y no dejan de ser fascinantes.
  •  
    Evelio Pereira Salgado El poema tiene una estructura extraordinaria, posee un vocabulario extenso y brillante,exalta al ser masculino, protestandole al fin por el resultado que viene.
    El contenido entre paréntesis jugó un papel de atildamiento. Le dió más color y forma.
    Pero en sí, la respuesta sería, ambos.

    La comparación con el brillo de mar, y sus limites me pareció a la descripción, de una experiencia reveladora, de algo que se acerca. Digamos sencillamente lo que viene después del " Embarazo".

    eveliopereira@gmx.de

  •  
    miguel h garcia Muy bella la idea poética, aunque con muchos adornos y laberintos.
    Sinenbargo es un canto al amor en forma de entrega total.
    Gracias
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.