Coral Bracho

De sus ojos ornados de arenas vítreas

 Poema siguiente

Desde la exhalación de estos peces de mármol;

desde la suavidad sedosa

de sus cantos,

de sus ojos ornados

de arenas vítreas,

la quietud de los templos y los jardines

(en sus sombras de acanto, en las piedras

que tocan y reblandecen)

han abierto sus lechos,

han fundado sus cauces

bajo las hojas tibias de los almendros.

Dicen del tacto

de sus destellos,

de los juegos tranquilos que deslizan al borde,

a la orilla lenta de los ocasos.

De sus labios de hielo.

Ojos de piedras finas.

De la espuma que arrojan, del aroma que vierten

(En los atrios: las velas, los amarantos.)

sobre el ara lebísima de las siembras.

(Desde el templo:

el perfume de las espigas,

las escamas,

los ciervos. Dicen de sus reflejos.)

En las noches,

el mármol frágil de su silencio,

el preciado tatuaje, los trazos limpios

(han ahogado la luz

a la orilla; en la arena)

sobre la imagen tersa,

sobre la ofrenda inmóvil

de las praderas.

Poema siguiente 

 Volver a
Coral Bracho

Comentarios3

  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema, lo he disfrutado con deleite, gracias amigos. Bendiciones.
  •  
    El príncipe Fito me gusta...
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Letras muy hermosas. Muy agradables a la lectura .

    Felicitaciones.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.