Concha Méndez

La pescadora

 Poema siguiente

No quiero la pipa curva,
ni tu pañuelo bordado,
ni las rosas –los domingos-
ni el cestillo con pescado.

Y, marcharé de este puerto
hacia otro puerto distante
para que decir no puedas:
-¡La pescadora es mi amante!

Poema siguiente 

 Volver a
Concha Méndez