Carlos Marzal

Sangre joven

 Poema siguiente


Quiero tu sangre joven, que es querer
todo lo que la vida aún no ha podido hacerte.
De lo que me alimento
es de esa inútil sangre esperanzada,
de cuanto sé que ignoras hasta hoy,
y que más nos valdría que no supieses nunca.
De esa manera, por obra de tu sangre,
creo en lo que no creo, y olvido lo que sé
que te ha de suceder. Quiero esa risa
que aún no ha tenido tiempo de hacerse prudente,
de pensarse dos veces si reír
es celebrar el mundo o lamentar su estado.
Envidio el que no hayas vendido
ninguna alma al diablo, y que bailes con él
a la luz de la luna, a veces, sin conciencia.
Juego contigo, porque no sabes las reglas,
ni siquiera las de tu propio juego,
y mientras las aprendes
soy el que ya no soy desde ya no sé cuándo.
Quiero la impunidad con que te entregas
a la tarea de vivir la vida,
sin paz, sin horizonte, sin infierno,
que son el argumento de las vidas ajenas.
Viéndote hacerlo, se diría
que desconozco todo lo que conozco.

Así es tu sangre,
Ya sabes lo que busco.
Qué tristeza que el tiempo, o yo, o tú misma
tengamos que matar, en ti, toda tu sangre.

Poema siguiente 

 Volver a
Carlos Marzal

Comentarios4

  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello y metafórico poema, me ha gustado leerlo, Gracias.
  •  
    Amediana Bellas letras para lograr este hermoso poema. Un placer leerlo. Gracias.
  •  
    Josue Arisai Son una bonita metáfora de la vida. felicitaciones
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Sangre joven, para aprender a vivir la vida sin desperdicios.

    Felicitaciones.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.