Poethas

Poemas

Poemas publicados 149  

Poemas fusionados publicados 0

  • No ha publicado poemas fusionados.

Participa en los poemas fusionados

  • No ha participado en poemas fusionados de otros usuarios.

Favoritos

Poemas favoritos

  • No ha marcado ningún poema como favorito.

Poemas de la comunidad favoritos

  • No ha marcado ningún poema de la comunidad como favorito.

Poetas favoritos

Poetas de la comunidad favoritos

  • No ha marcado ningún poeta de la comunidad como favorito.

Escritores favoritos

  • No ha marcado ningún escritor como favorito.

Libros favoritos

  • No ha marcado ningún libro como favorito.

Posts favoritos

El Muro de Poethas16

  • eclipsada

    Con todo mi cariño, te mando la receta de estas Fiestas: juntemos varias medidas de ilusión, una pizca de amistad y un gesto de ternura. Horneemos la mezcla con un ánimo paciente. Envolvámosla con risas, luces y canciones. Y finalmente, ofrezcámosla con el corazón. ¡¡FELICES FIESTAS!! sinceramente Juliana!!!

    • nellycastell

      Un brindis


      Brindemos con vino, whiskey, ron a la roca.
      Con la cristalina suavidad de una sonrisa.
      Sentir la piel en contacto con el calor
      Sentirnos vivo al ver cómo se eriza.
      No necesitamos la copa que se utiliza.
      Brindemos al contacto de nuestras bocas
      y que brille eterno en nosotros el amor

      • Paloma Ausente

        Recien encuentro este rinconcito maravilloso....
        Gracias por compartirlo
        cien palomitas al viento dejo por aca

        • Sophia Sea











          *...* ::::::::╔════*☆.¸.☆*'════╗ ::::::::*...*
          ....................♥♥♥♥♥ MI DESEO ♥♥♥♥....................
          *...* ::::::::╚════*☆.¸.☆*'════╝ ::::::::*...*


          Felicidad: Muy dentro de usted.

          Serenidad: En cada amanecer.

          Exito: En cada faceta de su vida.

          Amigos: Muy cercanos y pendientes de usted.

          Amor: Que siempre fluya de su interior.

          Conocimiento: De la gracia y el amor de Dios.

          Recuerdos especiales: De todo el ayer.

          Un brillante hoy: Con mucho por lo cual agradecer.

          Un camino: Que le lleve a un hermoso mañana.

          Sueños: Para que se conviertan en realidad.

          Y gratitud: Por todas las maravillosas cosas a su alrededor



          ........♥(¯`*•.¸♥
          .........//(*.l.*)\
          ....-oOOo-- --oOOo
          ╔═════════════════╗
          ║.Sebille*Con cariño..*• Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄.
          ╚═════════════════╝
          ..........|__|__|
          ........... || ||
          ........ ooO Ooo *..

          • Sophia Sea











            **✿**
            ...▄██▄
            ..(((//))))
            .(((◕_◕ )))..♥
            ░░▄███▄███▄
            ░░█████████
            ░░▒▀█████▀
            ░░▒░░▀█▀
            ^_^
            ▂▂▂▲▶▂▂▂▂▲▶▂▂▂▂▲▶
            ▔▔▔◀▼▔▔▔▔◀▼▔▔▔▔◀▼
            ┳┓┳╮━┳╭╮╮╭┋┓┏┏╮┋
            ┣┋┃┃╭┃┃┃╰┫┋┃┃┣┻╮
            ┻┛┛┗╰╯╰╯╰╯┋╰╯┛┋┗
            ╮╭╮╭╭╮╭╮╮╭╭╮┳╮┋┳
            ┃┃┃┃┣┛┣┛┣╮┣┛┃┃╭┫
            ╰╯╰╯╰╯╰╯┛┗╰╯┛┗╰┻
            ▂▂▂▲▶▂▂▂▂▲▶▂▂▂▂▲▶
            ▔▔▔◀▼▔▔▔▔◀▼▔▔▔▔◀▼
            ♥`•.¸(¨`•.•´¨)¸.•´
            . -:¦:-♥`•.¸.•´♥-:¦:-
            .(¨`•.•´¨)-:¦:-
            ♥`•.¸.•
            ┏O━━━0┓
            ┃♥ღlove♥.┃
            ┗━♥━♥━┛

            "El milagro no es volar en el aire, o caminar sobre las aguas... sino caminar sobre la tierra."

            Bendecido dia para ti .......

            Sebille

            • Poethas

              Sección Poetas del Alma - Perfiles
              Del mundo de Jennifer Couret para los mortales.

              Para escribir, como lo hace ella, es evidente que no se puede aprender porque se nace con esa naturalidad. ¿Cual és? Pues, escribir (sea lo que sea) pero haciéndolo de una manera prodigia, tanto como si nos transportara en el tiempo a la época de los grandes poetas históricos: imaginar, por ejemplo, una tarde acompañada con los versos de este mujer para ser recitados al oído de Becquer, ¿creen que el sevillano no se sorprendería con la sensibilidad extrema que vive en este ser humano? O, acompañando en alguna marcha literaria a Sor Juana, ¿tienen alguna duda que no le daría la cabeza de tal movimiento para ser la voz de un reclamo de clase?. En determinados momentos, hay talentos esbozados que se muestran como si fueran tan adelantados, que no son para este tiempo o que falta algo para ello: siendo aún Joven, con 27 años recién cumplidos, la cubana Jennifer Couret es un excelso ejemplo de la poesía femenina como camino de lo que los maestros de la poesía nos han dejado en enseñanza para aprovechar de sus virtudes, haciendo gala de su simpleza creativa con cada poema que inmortaliza de puno y letra.

              Poethas

                • la negra rodriguez

                  Hablar de Nelly es hablar de la poesía, es hablar del foro y sus historia, es hablare de una mujer enamorada de la vida y de la amistad.

                • Poethas

                  Sección Poetas del Alma - Perfiles
                  Nelly Castell, poesía al son del guantánamo.

                  La poesía se caracteriza por ser algo totalmente caprichoso dentro del mundo del poeta pero respetando mínimas convencionalidades porque, de lo contrario, no sería poesía. Dentro de este anarquismo, la personalidad de quien escribe puede verse retratada en mayor o en menor alcance. Pero, si se trata de amor con experiencia, esa marca no es fácil de emular (para el caso de no ser real en la persona del escritor) o de estimular (si nunca se amó realmente, al punto de sufrir). Proveniente de Cuba, la señora Nelly Castell, es un ejemplo de lo que debe considerarse ese amor experimentado, con el paso del tiempo, del cual se ha aprendido de todo y sabiendo que aún, en el dolor o en la espera de un nuevo amor, existe la esperanza de ser renovado. Caraterizada, por lo general, con su versar en prosa, desarrolla gracias a tal formato poético el medio ideal para desplegar su sentimiento, esa sangre pasional y y el temple de un alma femenina que se yerge con altura y delicadeza.

                  Poethas

                    • nellycastell

                      Mi querido amigo.
                      Después que leo todo lo que de una manera tan bella plasmas con tus letras sobre mí, déjame decirte: Que yo ralamente no sé a esta altura de mi vida, si soy poetisa o no. Si lo que escribo sirve o deja de tener calidad. Siempre me he creído que no es muy bueno y que pudiera ser mejor, esto es sin jactarme de modestia. Cuanto escribo y hago, eso sí, es dejando la imaginación correr, de todo lo que en la vida me hubiera gustado hacer, tener y poseer, tanto en forma real como irreal, pero me dejo llevar por mi mundo de fantasía más bien diría yo que de tener experiencias. Pero bueno maestro todo es desde el ángulo en que se mire. Ahora bien, de que me considero apasionada sí....hasta la misma medula y que amo tantas cosas...también y que me son prohibida otras, lo sé y me empecino a creer que algún día lo tendré. Si no es en esta será en la otra. Me siento muy emocionada con todo lo que escribiste de mi, pero se te olvidó decir, que amo hasta de gratis y que agradezco a todos los que me inspiran porque hacen posible lo que brota de mi. Agradecida siempre Vito por todo.

                      • monique ele

                        Nelly tiene constancia... tiene pasión y ojos nuevos siempre para mirar a la vida con sorpresa... y sorprendernos con lo que descubre en ella...

                        Será poeta?... en mi humilde entender, quien arremete versos es poeta.... así como quien ejecuta un instrumento es músico... o quien corre es atleta... profesional o amateur... no importa... el caso es que lo ES... al menos en este mundo en donde precisamos nombrar algunas cosas... Es mi modesta opinión...

                        Es el vicio de la pluma o el teclado el que nos convierte en poetas... vicio que Nelly tiene y sabe transformarlo en palabras hermosas....

                        mónica laneri

                      • Hay 1 comentario más

                      • Poethas

                        El verso no tiene la culpa: para abrir apetito o ponerse a dieta (cuestión de enfoques), por Sandro Cohen.
                        Tomado de Caja de Resonancia.

                        EN LA LITERATURA, las nociones de modernidad e innovación son resbalosas por relativas: hay obras contemporáneas que nos parecen envejecidas, y textos antiguos que siempre se antojan frescos. No soy el primero en señalar esta paradoja, ni tampoco seré el que logre definir lo moderno en la literatura o especificar el papel de la innovación. Pero me parece necesario reflexionar sobre el tema porque parecería que los mismos literatos han perdido el rumbo en este sentido, sobre todo los creadores jóvenes.

                        Estamos tan obsesionados con la idea de la novedad que nos hemos cegado a valores artísticos más discretos y, al mismo tiempo, sustanciosos; según este criterio, tanto influencias —lo que uno tiende a ocultar— como homenajes —donde manifestamos conscientemente nuestras influencias— repercuten necesariamente de manera negativa: ningún conjunto de obras debe parecerse entre sí. ¿Cuál de las dos representa novedad? Para ilustrar esta pregunta, ofrezco seis más que no tienen que aceptarse, de manera obligatoria, como retóricas:

                        1. Si ha habido innovaciones recientes en la literatura, ¿lo son aún?
                        2. ¿Cómo se anquilosa la innovación?
                        3. ¿No se trata, en el fondo, de cambios de matiz o de enfoque?
                        4. ¿Es cierto que todo buen arte fue revolucionario en su tiempo? [Bach]
                        5. ¿Estaremos hablando únicamente del aspecto formal?
                        6. ¿Puede haber una revolución de temas, inquietudes o trasfondo humano?

                        En México se ha librado una batalla estética en torno a la poesía que algunos han reducido a una supuesta pugna entre el formalismo y el versolibrismo. Si permitimos que la problemática se plantee de esta manera, lo más seguro será que nada saquemos en claro, y si algunos críticos lo han planteado así, se debe a su ignorancia de la evolución de la literatura.

                        Ciertos poetas sienten una verdadera fobia por los aspectos formales de su arte; como todas las fobias, esta se debe seguramente a alguna crisis personal del escritor en cuestión, algún miedo a reconocer sus propias deficiencias como creador, y —para no reconocerlas— niega que existan; invoca a la modernidad y nos asegura que Esas son cosas del pasado… ya no se escribe así. Pero, así ¿cómo? He aquí la pregunta que difícilmente podrán contestar, porque estos escritores, al encontrarse frente a frente con un poema no escrito en verso libre, se paralizan y no pueden ver más allá del hecho de que posee una métrica regular o alguna rima. Su modernidad no se lo permite porque, según ellos, Han superado la tradición; la verdad es otra: no la conocen o no la entienden.

                        Lo que más impresiona es la rabia mesiánica con que una serie de críticos ha arremetido en contra de los pocos poetas (en realidad, no son muchos) que se han dedicado a comprender y asimilar el fenómeno del soneto, por ejemplo. Y no sólo se trata del soneto sino del verso blanco, la octava real, la décima, la lira y formas nuevas que han surgido de la exploración de aquellas. Hay pasiones creadoras y otras que buscan negar la del prójimo.

                        Forma, sin forma, informe: “Nosotros, los buenos / Reaccionarios, ustedes"

                        El planteamiento de una poesía formalista y otra libre no descansa en ninguna base histórico-literaria. La división no puede hacerse de esa manera, en primer lugar porque formalismo implica observación por la forma en sí, y no su empleo afortunado; en segundo lugar, porque el calificativo libre es sumamente vago. La libertad, sobre todo en el arte, no es por fuerza una virtud. Es más: como en otros aspectos de la vida, sin el control adecuado puede resultar contraproducente. De todos modos, me parece que la confusión es reciente, hija de un siglo XX que se vio a sí mismo como un crisol de vanguardias que debían, a ultranza, desterrar lo viejo, lo que oliera a viejo o lo que pareciera viejo.

                        La moda actual que se llama erróneamente verso libre no es novedosa. Algunos consideran los versículos hebreos una especie de verso libre, aunque para sus autores se trataba simplemente de poesía: aún no conocían los sistemas métricos que los griegos ya habían aportado. Lo importante es reconocer que era verso, que ya poseía una forma gracias a sus cadencias características que, más tarde, darían lugar a otro tipo de forma. De este modo, negar que el verso libre sea una expresión formal resulta un disparate: en rigor, ningún verso puede ser libre si pretende ser verso.

                        La poesía griega se impuso con sus formas peculiares, su práctica de combinar los pies poéticos ­­—cuya conformación era bastante flexible— en cantidades prefijadas. Podían ser regulares, como en el verso homérico, o irregulares, con base en la combinación de versos de diferentes extensiones. Los romanos asimilaron el sistema griego, lo adaptaron a las necesidades y exigencias de la lengua latina, y así ­­—transformado, enriquecido, vulgarizado, puesto al día— fue trasmitido a todos los países que estuvieron bajo el dominio del Imperio. Las nuevas lenguas románicas, por sus sistemas sintácticos particulares, no podían aprovechar tal cual los esquemas de la métrica latina: el oído de los que hablaban estos nuevos idiomas había evolucionado según otra lógica.

                        Un lector avezado, al zambullirse en los primeros poemas que pudiéramos considerar de lengua castellana, se da cuenta de que su métrica es aún titubeante. En la tradición juglaresca medieval, por ejemplo, se utilizaban hemistiquios de variadas expresiones: 5, 6, 7, 8 y hasta 9 sílabas. Por otro lado, todavía estaba muy presente la noción de los pies antiguos, la repetición de ciertas cadencias, a pesar de que ya había desaparecido el criterio de las sílabas largas y breves en favor de una cantidad fija de sílabas acentuadas y sin acento. La poesía juglaresca cedió al romance, y en él empezó a regularizarse el metro en versos de ocho sílabas y con asonancia alterna: abcbdbeb, etcétera. Pero ya existía desde el siglo XII el heptasílabo que haría falta para poder asimilar con más naturalidad el endecasílabo que los españoles importarían de Italia durante el Renacimiento.

                        Tal vez fue el canto lo que imprimió cierta regularidad al verso popular castellano, el que dio lugar a la versificación culta, ya muy cuidada en su aspecto formal. Esto, sin embargo, no puede negar el origen primitivo de nuestra poesía, ese verso irregular que no se ajustaba a la medida fija. El canto popular inspiró al poeta culto, pero este fue quien pudo salvarlo para nosotros, gracias a su oficio; logró universalizarlo al brindarle una forma que rebasara cada expresión regional sin quitarle el alma: estos fueron, quizá, nuestros primeros poetas que además de pasión, poseían oficio. No solo les interesaba el mensaje de alegría, dolor, explotación o trascendencia religiosa que sentían como seres humanos y que experimentaba paralelamente su pueblo. Les preocupaba brindar al contenido humano la forma adecuada que le sirviese de vehículo expresivo capaz de sobrevivir lo inmediato en términos tanto temporales como geográficos.

                        No les interesaba mayormente ser originales: tomaban temas de la antigüedad, tópicos pastoriles y tradiciones orales para hacerlos suyos. Aprovecharon formas importadas como el soneto para expresar mensajes de muy diversa índole. Góngora adoptó la octava rima para recrear la fábula de Polifemo y Galatea: un poema simultáneamente épico y amoroso, pero sobre todo espectacular en su construcción eufónica y sintáctica que predispone al lector para recibir el aluvión de imágenes con las que el poeta decidió hilar su creación. El soneto era aprovechado para expresar sentimientos amorosos, burlescos y metafísicos; los poetas de los Siglos de Oro lo utilizaban tanto para lisonjear como para denostar; para trasmitir en una cápsula cristalina de 14 versos su ternura o su desesperación. La forma no se imponía a la temática; tampoco podía dictar el tono o el tratamiento de la sintaxis. En breve: el hecho de elegir una forma x para escribir poesía no debe coartar de ninguna manera al escritor; esto no incide en el plan ideológico, sino que ofrece un medio que funciona expresivamente. Es una caja de resonancia. Existen otras, desde luego, pero hay que saber escoger; hay que poder escoger.

                        Históricamente hablando, en español por lo menos, el verso irregular surge primero. No digo libre porque dudo que exista; como señalé antes, si es enteramente libre, no es verso sino prosa. Pretender, primeramente, que el verso falto de medida fija sea algo novedoso inventado por Baudelaire, Laforgue y Whitman significa pecar de miope. Lo rescataron, entre otros, y fue popularizado a lo largo de este siglo. En segundo término, el verso irregular ­­—mal llamado libre­­— no carece de sentido formal: posee una forma, obedece a las reglas de la expresión poética, aunque estas no sean tan evidentes como en el soneto. El verso sin medida fija es una forma entre muchas, una sola de las que dispone el autor. Si este solo sabe manejar lo que llama verso libre, su autoimpuesta limitación resulta castrante en extremo, como si un compositor supiera maniobrar únicamente en la escala de si bemol mayor y que de ahí no pudiera salir.

                        Es más: si el poeta no domina la versificación liberal, si no sabe manejar toda clase de verso, dudo sinceramente que sea capaz de escribir un buen verso irregular, libre o el que fuera: el poema cuyos versos fluctúan caprichosamente es el más difícil, y no lo digo simplemente para repetir el lugar común de los versificadores convencidos, sino porque en el verso libre el canto se desafina con facilidad; su caja de resonancia no se halla a prueba de los años; se trata de una cuerda floja en constante movimiento; el riesgo de deslizarse a los terrenos de la prosa es enorme, y hace falta un poeta con un oído sumamente desarrollado para no precipitarse al abismo. Los inexpertos ­­difícilmente salen bien librados; tienen sus momentos brillantes, sus giros afortunados y sus hallazgos indudables. ¿Pero cuántos libros maestros hemos escrito en verso libre en México? Y antes que el lector elabore su lista, que se asegure realmente de que se trate de verso libre: que carezca de regularidad en la cadencia, la extensión del verso y que no recurra a lo que sucede con más frecuencia cuando pensamos hallarnos ante un caso de una composición libre: combinaciones de versos tradicionales o que estos se dividan en dos versos o más.

                        Por ejemplo: un endecasílabo italianizante en dos versos, de siete y cuatro (o un sáfico en uno de cinco y otro de seis); un heptasílabo seguido por un endecasílabo en una sola línea (Neruda y Vallejo eran adeptos a este truco que nos hacía creer que eran partidarios de la libertad en verso). Este tipo de composición puede mezclarse con heptasílabos o pentasílabos a secas, o pueden unirse en un solo verso un eneasílabo inicial y después un heptasílabo. No hay arbitrariedad alguna; las respiraciones impuestas por el poeta ­­—aparentemente naturales­­— van marcando las cesuras (no se trata de hacer una contabilidad amañada). Existe lo mismo en Sabines, Paz y Huerta.

                        Por supuesto: las combinaciones no tienen que ser necesariamente impares, ni siquiera tienen que ser necesariamente impares, ni siquiera deben ser de uno u otro tipo: muy popular entre los supuestos versolibristas ha sido el verso de seis combinado con el de ocho y diez. El alejandrino es híbrido: siete más siete son catorce, y este se lleva muy bien con el de once, nueve y siete. Los encabalgamientos, por otra parte, hacen milagros matemático-sonoros y posibilitan combinaciones que producen muy variados efectos rítmicos parecidos a los que se buscan en un verso libre, sin sacrificar la solidez estructural del poema.

                        A los poetas que han vuelto a explorar los caminos tradicionales han sido acusados de anticuados y hasta reaccionarios de la poesía. Por otro lado, y según los acusadores, los que han abandonado valientemente lo que ellos consideran técnicas superadas representan a los buenos, al ala progresista de la poesía en México. Disiento.

                        Representan tan solo a la ignorancia triunfante; sus oídos atrofiados ya no captan los matices del verso y así lo confunden con la prosa. Se creen a la vanguardia, cuando en realidad se han acomodado en un facilismo recalcitrante desde su posición de repetidores inconscientes de una poética cuyo modelo es el ahí se va en lugar de encontrarlo en el trabajo, la investigación, la superación constante. No se los puede tomar en serio como poetas, pero editan libros como si de veras lo fueran, y el público lector que impera ­­—desafortunadamente­­— acepta a los gatos como si fueran liebres.

                        Los puntos sobre las íes: la poesía es la poesía, y ya

                        Las generaciones nacidas en las décadas de los 40 y los 50 llegaron al mundo bajo el signo de la rebeldía. Eso de tener que aprender a versificar les parecía odioso (hacía falta mucha práctica y se trataba de publicar cuanto antes). Sus miradas piadosas se dirigieron hacia nuevos dioses de la vanguardia que, en su búsqueda de libertad, habían rechazado los viejos cánones. Desgraciadamente, muchos de los nuevos dioses resultaron falsos: sus caminos no llevaban a ninguna parte más allá de la ruptura. Por lo menos ellos ­­—los surrealistas, simbolistas e imaginistas­­— se rebelaron con un claro conocimiento de causa: dominaban a la perfección el oficio antes de lanzarse a la aventura. Quienes nacieron a partir del medio siglo, en cambio, no lo aprendieron de manera natural. Les enseñaron que había que ser libres y que fueran indulgentes con su yo. Que se expresaran espontáneamente. Los burros cuando dan de patadas también se expresan de este modo, pero la riqueza de esa expresión queda en tela de juicio.

                        Seamos honestos: aunque el surrealismo, por ejemplo, no nos dejó ninguna Divina comedia ­­—ni siquiera una Piedra de sol o Muerte sin fin (por mencionar solo dos libros nuestros que nada tienen que ver con el verso libre pero que ya se han convertido en clásicos­­— nos abrió muchas puertas retóricas. Eso son, porque estamos hablando de arte, no de enchilameotra: quien piense que la espontaneidad lo es todo se equivoca. La poesía debe amanecer fresca en cada lectura, y para lograr ese fin el poeta requiere de mucho colmillo, necesita echar mano de cuanto truco conoce y pueda aprender. La sinceridad del poeta tiene que trasmitirse a un público que él no conoce; debe universalizar su expresión y no perderse en el cuento superficial. Las formas ­­—las que sean­­— se comportan —ya lo hemos visto— como vehículos expresivos, y esto incluye a la versificación irregular, libre o llámese como se quiera. La poesía es un arte, y ningún arte se domina por equivocación o azar; tampoco en tres días. El poeta que no tiene oficio es un dilettante, y tener oficio implica versatilidad, un amplio manejo de recursos artísticos y la dedicación que conlleva un gran respeto. Este respeto entraña —a su vez­­— la obligación de asimilar sus lecciones; si no, estaremos condenados al descubrimiento del eterno hilo negro.

                        Creo que lo anterior es demostrable a la luz de la experiencia que hemos acumulado colectivamente durante los últimos 50 años. Si los repetidores incautos de la supuesta poética versolibrista hubiesen comprendido a sus maestros, se habrían dado cuenta de que no se trataba de verso libre. ¿Cuántos Efraín Huerta chiquitos hay en México ahora? ¿Cuántos Jaime Sabines? ¿Cuántos Octavio Paz? Y, para colmo, si uno ensaya la forma cerrada o el verso blanco, es un imitador de lo passé; como si el endecasílabo fuera propiedad de Gilberto Owen, Rubén Bonifaz Nuño o Garcilazo de la Vega, y no un verso (como ellos lo llamarían) democrático.

                        El verso libre, por otra parte, puede resultar tan o más ampulosamente retórico que cualquier soneto renacentista. El que no puede ver más allá de la forma ­­—verla por lo que es­­— no es más que un ciego literario. El crítico que califique un verso u otro de sobado peca de ingenuidad (a estas alturas, no hay verso que sea virgen ni remotamente sin mancha). Si un verso o una forma más elaborada persiste, será porque aún funciona. ¿Los endecasilabos de Othón son menos sobados que los de Paz o Pellicer? Los versos, por sobados que sean, no pierden su validez. Lo que sí la pierde son las actitudes fijas que no pueden con un mundo cambiante.

                        Si la forma sofoca al poema, no es problema de la forma sino del poeta. Esto quiere decir que aún no ha llegado, que no ha dominado su oficio. Puede ser cuestión de tiempo si el talento existe, pero este vale poco sin el oficio, o en el mejor de los casos se desperdicia. Triste situación la nuestra cuando se elogia a la ignorancia, y a la excelencia se le teme. Yo le apuesto a la disciplina, el talento y la pasión de los que se han molestado en formarse de manera sólida; a los que le hacen al bluff social, creyendo que así se harán poetas de veras, el tiempo les asignará su rincón en la historia.

                          • PoemasDeLaSu

                            El artículo es muy interesante pero creo que el Poeta, el Verdadero Poeta, no está sujeto a nada y está más allá, mucho más allá de todas las elucubraciones, de toda crítica, en incluso de todas las consideraciones. Porque no se puede poner en palabras el momento sublime de la inspiración.

                            • Miyagui yuyatsi

                              =)

                            • Poethas

                              Sección Poetas del Alma - Perfiles
                              Hayler Hartley, un chico que brilla de poesía.

                              ¿Qué puede llevarte para no saber si seguir escribiendo, dudar de seguir y con esa misma duda, continuar en el intento de seguir naciendo en versos? Esa pregunta, de aire existencial, ha sido respondida ardua pero tenázmente por un joven, un adolescente oriundo del Perú, que busca mediante el hacer versos dejar su impresión mas pura e inocente de lo que es el amor verdadero. No hay como el alma del ser para intimarse en el mayor grado con lo que sueña, rie, llora, salta, vive; por ende, es instantánea como vívida, la forma en que lo transmite este insipiente hombre, quien puliendo diariamente su expresividad a la hora de comunicarse, hace de la poesía joven/adolescente/soñadora un arma tan poderosa como el beso mas dulce. Para el caso de que aún no lo conozcan, leerlo será un acto donde se recordará esa etapa (para algunos mas lejana que para otros) de nuestra florecida juventud.

                              Poethas

                                • LUCERO DEL ALBA

                                  No has podido elegir mejor, El Chiko Brillante, brilante en sus poemas, brillante esplendidez, brillante en el amor, brillante en el foro; es mi hermanito del alma, mi gran compatriota, excelso niño de las poesìas, de gran fortaleza y creatividad, de dulce voz y tierna pasiòn. ¡Felicitaciones por tan brillante artìculo!
                                  Besos

                                  • இஆ» eL Chico D las PoesíaZ «ஆஇ

                                    Yo sólo puedo opinar que el chico brillante de las poesías es un joven enamorado que se inspira de las estrellas. Es difícil entenderlo, a veces está solo y necesita a alguien quien lo escuche... como todos...
                                    Bueno, el chico brillante de las poesías es un personaje que sufre.ríe y llora ... no tiene más que dar y sólo entrega su amistad abiertamente para el que desee recibirlo...
                                    No es bueno, a veces es malo, perverso pero siempre hay un momento de reflexión... como también, un momento de luchar por lo que le parece justo...

                                    Para terminar, me siento muy agradecido con el artículo, me agrandan las sorpresas... en verdad, MUCHAS GRACIAS!!

                                    Un abrazo fraternal!!

                                    //*C.P.P*\

                                  • Poethas

                                    Sección Poetas del Alma - Perfiles
                                    ¿Por qué elegir a la poeta Crystal para el primer artículo?

                                    La razón (o las razones) de ello, se encuentran en sus versos, lo que me dan un primera pero no pequeña impresión de cómo es su sentir en la vida y en el papel escrito. Claro que puedo equivocarme en lo que escriba sobre ella y sus poemas, pero es mi impresión y deseo dejar lo que ello me cuenta. Al comenzar a leerla, por una cuestión de reciprocidad, podía advertirse claramente que, como mujer, tiene un sentido muy aferrado de lo que es amar a su hombre, a su pareja, a quien es el amor de su vida. Y definitivamente ello es mas que concreto con los versos que he podido conocer, donde se refleja ante todo devoción, sumándosele ternura, sencillez, cierta inocencia, entrega, fidelidad, alegría, tristeza (cuando ocurre la ausencia, distancia o lejanía). Todos, atributos que definen la persona, la mujer que resulta ser pero, de igual forma, los rasgos de cómo se desempeña en su faz de poeta. Podrán notar un estilo muy personal, influenciada por la poesía española, en especial los sonetos, casi imposible de confundirse porque lo hace con una elocuencia propia de lo que refleja el ser interior suyo (es decir, tal cual al como debe ser ella en persona, aunque nunca haya tenido la posibilidad de estar con ella de esa forma). Aunque parezca poco o parcial, estoy seguro que respecto de quienes sienten amor por la escritura, es en ella donde mejor se podrá conocer siempre a alguien. Y así, lo he hecho con esta talentosa mujer, que deben leer si todavía no lo han hecho.

                                    Poethas

                                      • இஆ» eL Chico D las PoesíaZ «ஆஇ

                                        Es verdad!!... se le debe conocer para que así se pueda tener una idea de como es ella... yo personalmente la he tratado y puedo jurar, que es una gran persona... al igual que un poeta Vito Angeli, ambos me han estado apoyando y aunque, mis letras aún sean inferiores (si las comparo con las letras de mis padrinos)... pues estoy haciendo el intento por superarme, no estar en el mismo nivel que ellos porque eso sería imposible, pero si darle un mayor realce a mis letras...
                                        Me alegro que se tome en cuenta a la poetisa Crystal, bien merecido lo tiene!!...

                                        Gracias !!

                                        Un abrazo fraternal!!

                                        //*C.P.P*\

                                      Ver todos los mensajes de este muro


                                      Para poder dejarle un comentario a este usuario debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.