Repasamos neologismos y palabras de uso popular

Te invitamos a un nuevo capítulo acerca de las formas correctas de usar nuestro idioma.


 
 
Comienzo la semana trayendo un nuevo texto a nuestro Taller Literario. En esta ocasión vamos a repasar algunas palabras que no siempre utilizamos correctamente.

Una vez más, este artículo hace pie en publicaciones de la Web del Español Urgente, que te invitamos a visitar. Así como también te esperamos en nuestra sección Taller, donde encontrarás una gran cantidad de contenido relacionado con nuestro idioma y sus usos.
 
 

«Industricidio», término válido

El primer termino que veremos es el neologismo «industricidio», que últimamente se ha vuelto muy popular en los medios de comunicación, para referirse a la desaparición de ciertas industrias, y que he tenido que buscar en el diccionario para saber si su uso es correcto.

Según Fundéu, el término «industricidio» es correcto, aunque no figura en el Diccionario de la RAE y otros ámbitos de referencia de nuestra lengua. Si la analizamos en detalle veremos que su formación es correcta: un sustantivo (industria) acompañado del elemento compositivo «-cidio» cuyo significado es «acción de matar». De este modo, es una palabra con un significado bien definido: destrucción de la industria de un país o lugar, generalmente ha causa de la aplicación de medidas económicas que no la favorecen.

En lo que respecta a su grafía, tratándose de un término de reciente formación se puede señalar su carácter novedoso con resalte, pero no es obligatorio.

«Microrracismo», grafía correcta

La segunda palabra que analizaremos es «microrracismo», que desgraciadamente también aparece mucho en las noticias últimamente. Aquí debemos centrarnos en la escritura y no olvidar la doble erre.

El concepto «microrracismo» sirve para referirse a las actitudes racistas que tenemos incorporadas y que salen a la superficie sin que seamos conscientes de ello. Respuestas aprendidas culturalmente y que dejan en evidencia nuestro rechazo por las culturas o costumbres que se alejan sustancialmente de aquellas que nosotros tenemos como válidas.

Es muy común que al utilizarla en medios de comunicación se separe el elemento compositivo del sustantivo con un espacio o guion; no obstante, esta costumbre es incorrecta. El término se escribe todo junto. Es importante también recordar la importancia de la doble erre, obligatoria en aquellas palabras compuestas que comienzan con un elemento compositivo terminado en vocal y un sustantivo que comienza con esta consonante.

La formación de este término comparte cierta analogía con otras palabras como «micromachismo» (actitudes machistas incorporadas a nuestro comportamiento sin que nos demos cuenta) y sirve para referirse a las prácticas, comportamientos y estrategias que se llevan a cabo para que una etnia domine a otra o establezca los límites del comportamiento social.

Extranjerismos que podemos evitar

Y termino con tres extranjerismos que poseen alternativas españolas más apropiadas.

Gestor de arranque

El término «bootloader», que alude al primer programa que se pone en marcha al encender un procesador de un dispositivo electrónico, tiene una traducción adecuada y precisa en español: «gestor de arranque» o «programa de arranque». Por esto, es innecesario el empleo del extranjerismo para referirse a este tipo de programa que corre siempre de fondo en los aparatos que compramos.

Coche autónomo

Las voces anglosajonas «driverless car» y «selfdriving car» que denominan a los vehículos que vienen provistos de un sofisticado programa que permite la conducción automática, es decir, que no necesitan de un conductor para funcionar, deberían ser reemplazadas en un texto en nuestro idioma por términos como «carro automático» o «coche autónomo» o «coche autoconducido».

Fanficción

El concepto «fan fiction», que se utiliza en inglés para denominar aquellos argumentos creados por los seguidores de un universo determinado en los que aparecen personajes a los que admiran. Se trata de un tipo de creación que propone nuevas versiones de las historias ya conocidas o que abre alternativas dentro de un determinado universo. Estas narraciones suelen publicarse y distribuirse en Internet. En español contamos con la alternativa «fanficción» para denominar estas historias creadas por los seguidores de un universo o de ciertos personajes.

Comentarios1

  • Fabian Diaz A

    En el texto sobre "neologísmos", relacionado a 'industricidio", se ha cometido un error: "...generalmente ha causa...", a causa, no se escribe con "h"



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.