El texto jurídico

Los textos jurídicos son aquellos que se utilizan en el ámbito del Poder Judicial. Se caracterizan por su terminología y fraseología particular, con numerosos tecnicismos, términos antiguos y un lenguaje formal y conservador.

El texto jurídicoEste tipo de textos presenta una ordenación lógica y progresiva de los contenidos. Entre los rasgos lingüísticos, se destaca la objetividad en su narración: de esta forma, no hay lugar para la ambigüedad y las malas interpretaciones. Se trata de un lenguaje muy explícito, con oraciones enunciativas en tercera persona del singular, impersonales y pasivas reflejas

Respecto a sus características morfo-sintácticas, suele omitir los artículos (en cambio apelas a los determinantes demostrativos con valor anafórico) y utilizar formas verbales en desuso. El futuro de indicativo, la perífrasis con valor imperativo, el presente del valor atemporal, las formas no personales y el participio del presente latino (“solicitante”, “demandante”, etc.) también aparecen en estos textos.

La sintaxis de los textos jurídicos es bastante complicada, ya que intentan explicar todo con la mayor cantidad de detalles posibles. A lo largo de los párrafos, aparecen distintos incisos y enumeraciones, con tecnicismos, locuciones latinas y algunas frases hechas.

Por otra parte, su léxico es denotativo y predominantemente abstracto (usa sustantivos como libertad, derecho o personalidad), con un tratamiento solemne hacia los implicados en el proceso judicial.

El texto jurídico no evita la repetición de palabras; por el contrario, los conceptos claves en el documento suelen aparecer una y otra vez.

Entre las funciones del lenguaje que predominan en estos textos, aparecen la referencial (ya que informan objetivamente), la apelativa (busca llamar la atención) y la estética (su estilo es muy formal y respetuoso).

Los textos judiciales pueden ser normativos (para promulgar leyes y decretos), sentencias judiciales (dictadas por un tribunal), escritos realizados por los profesionales del derecho (como contratos o escritos notariales) y escritos de solicitud (instancias).



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.