Dhianna

Encuentro



Fue hace tiempo... demasiado quizás, una visión que me trastornaría el resto de mis días ahogada en pura pasión prohibida, en prohibidos pensamientos, en pensamientos oscuros. Mi búsqueda de ideal alcanzó a personificarse y lo que habían sido milenios de angustiosa espera tuvo su recompensa en un momento más inesperado y absurdo, cuando me imaginaba que sería algo tremendamente celestial.

Pero me remontaré en el tiempo, no mucho, quizás unas cuantas semanas...

Noches y noches abrumadoras que con su toque divino de aire invisiblemente espeso hacía que me ruborizara sólo de sentir el tremendo placer de ser criatura de la noche... y los ojos, las miradas, mi ideal ¿Estará aquí?. La sensación constante de que estaría cerca de mí, de que con un sólo paso más le vería, tan bello, tan hermoso, con aspecto endiabladamente angelical, sumido en una profunda y penetrante mirada de esos ojos negros cristalinos, esa sonrisa cerrada, de esos labios endemoniados. La impresión de que me abandonaría en esa pasión de espíritu, envuelta en sus preciosos cabellos negros y largos, como sus uñas, su tez blanca, su cuerpo perfecto. Mi vampiro. Mi ideal personificado. Millones de ideas, sentimientos, impresiones reunidos en mi "yo masculino", en mi compañero que tanto perseguía a lo largo de estos angustiosos siglos nocturnos... y así fue, o debería haber sido así...

Me dirigía hacia el "Sabbath", un moderno pub de Black Metal donde nos reuníamos todas las criaturas de Satán, un lugar acogedor... terrorífico para los humanos. Yo seguía con la visión de mi Ángel de la noche, aturdida y ese presentimiento de que pronto lo encontraría era mayor. Era la medianoche y poco a poco mis hermanos llegaban, unos sedientos de sangre, otros bebiendo de la inocente virgen que atada a la barra se retorcía de dolor por los numerosos sorbos de sangre que le propinaban los de nuestra estirpe. Me sentía un poco escasa de fuerzas por la energía gastada con el profundo sondeo en las mentes y en el más allá de las mentes, buscando con mi cáliz repleto del sabroso líquido rojo, dulce y espeso, bebiendo con pausada saciedad y estilo demoníaco, sintiendo el ya conocido éxtasis del alimento vampírico. Cuando por fin apuré del todo la maravillosa poción de la vida muerta, olvidando los refinados movimientos de mi clase y experiencia en el mundo de los inmortales. Cuando con un simple vistazo a la habitación le vi. Así de fácil y absurdo, pero mi compañero mental mi eterno amigo de la oscuridad, estaba allí... ¡¡Era precioso!!

Perfecto, era él, tal y como yo lo había visto en mis sueños, era mi amado dios vampírico de la sangre divina. Pero mi historia, la historia que te cuento de este encuentro no puede seguir con palabras humanas, ni pensamientos humanos ni mucho menos con sentimientos humanos. Los humanos no saben lo que es el amor en una amistad vampírica, aunque deseaba ser humana, lo deseaba con pasión, como ellos, los vivos, se desean y lo amaba como sólo nosotros los "no-muertos" podemos amarnos, como compañeros deseando nuestra soledad.

Pero ¿Qué significa la vida eterna? ¿Realmente vivimos eternamente? ¿y si es sólo un sueño? ¿y si estoy viva? ¿y si soy humana?. Sólo el roce de su mano en mi cara me hizo reaccionar cuando con voz profunda y melodiosa me preguntó dulcemente por que lloraba...

En efecto estaba llorando. Vivir en el lado oscuro, acepta esos sentimientos de dolor tan dulces... "Él" me estaba hablando y yo lloraba de emoción, excitación de profunda pena quizá, porque soy en el fondo Vampira, pero en realidad humana, que envejece con el tiempo, que deja de amar con el tiempo, que se cansa con paso del tiempo, que llega a un punto que muere, llega al más allá si existe.

Imaginemos que él y yo vivimos en una isla eterna, donde el tiempo no causa, ni envejece, ni pasa y se queda, vagando eternamente sintiéndonos inmortales, formando parte de un todo, de un todo negro sin precedentes. Soñando con nuestra noche gloriosa, donde no hay amores mortales sino compañeros nocturnos...

Comentarios1

  • darkdeath

    hermosa.....
    interesante me encanto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.