Martin Rodriguez Trillo

Ignorancia

Soy un ignorante.

No sé de lo bueno ni de lo malo

más de lo que me han contado,

No entiendo el mundo,

ni la vida,

ni los avatares de la vida,

ni los avatares del mundo,

ni los otros mundos que rondan

nuestro mundo,

ni menos aún mi mundo,

el que no conocés,

el que te estoy contando.

Igual que todos no sé de lo bello

ni de lo que no lo es.

Me importa un bledo opinar

sobre lo que no conozco

y jamás conoceré.

Me declaro un perfecto ignorante

¡y qué hermoso es!

[Aprovecho para poner algo de rima, para que el lector pueda asociar este vómito confesional con algún tipo de poema. Horrible, claro está, pero poema al fin.]

Aún así me gustan las fotos.

Sacar fotos distorsionando

todo cuanto se pueda,

arruinar fotos diría yo.

No concibo lo real sin lo irreal,

el mundo mismo es ridículamente irreal

por donde se lo mire.

Sólo hay que mirar, fotografiar y arruinar;

esa es la dialéctica del artista.

[Como todo buen ignorante es necesario que emita sentencias y aquí están.]

El tema es que no sé muy bien qué es el arte

y qué es ser un artista

pero eso no viene al caso:

lo escrito, escrito está;

escribir sin corregir,

he ahí la magia del poeta.

[Ahora soy un poeta. Es lo bueno de la ignorancia: ser lo que uno quiere ser.]

Quizá haya quien lea (si alguien me lee)

en estas líneas rápidas

-  tan desordenadas y vulgares como quien las escribe –

la satirización y/o denigración

del ignorante con todas las connotaciones

socio-antropológicas que sólo

los grandes desconocedores pueden hallar.

Nada más lejano.

¡Vivan los ignorantes!

[Hay un pájaro azul con pico rojo y cresta naranja que se ha parado en mi lapicera creyendo que es un árbol.]

La ignorancia es desconocer

alguna que otra arbitrariedad

entre tantas que sofocan nuestros días.

[Sentencia número dos.]

 

Yo soy uno de ellos

y espero serlo más aún

mientras pueda y haya tiempo.

[Ahora el pájaro me habla de sus andanzas. Está cansado así que va a dormir un rato en casa, comeremos un pato a la naranja, y luego se va a ir por donde vino, es decir: por la ventana.]

Me encanta delirar

y por eso vagabundeo en lo que pienso

pero la cuestión es una desde el principio:

soy un ignorante y me gusta serlo, punto.

[Note el lector qué recurso tan interesante digno de un gran literato: escribo la palabra “punto” y la acompaño con un signo ortográfico de igual denominación.]

Tal vez un día pueda aprender algo,

pero lo cierto es que poco me importa.

Según algunos reproductores de la antigüedad

no hay peor ignorante

que el que ignora su propia ignorancia.

Desde este punto de vista entonces yo,

ni a esta altura cansado

y desilusionado lector,

al confesar mis pocas luces,

no soy tan ignorante como declaro

y como el mundo es desde

sus orígenes mismos,

total y absolutamente maniqueo,

si no soy ignorante entonces ¿qué soy?...

Exacto, sí señor/a:

el más culto e inteligente de los seres.

De esta manera verás,

querido lector,

he realizado aquello que

todo escritor de primera plana

hace varias veces en su vida:

le hice perder el tiempo a quien me lee.

Ahora, satisfecho con esta medalla,

me voy a fumar un café

y tomar un cigarrillo,

mientras despido al pájaro

que se va por la ventana.

 

M.R.

Comentarios3

  • Insomnioptera

    .... Hey!!! yo tampoco entiendo el mundo, ya somos dos!
    La gente en vez de ahorrar para viajar a Tahiti (quiero ir a Tahiti) debería preocuparse por perder el tiempo más seguido n_n.

    • -Emma-

      Y qué hay en Tahiti?
      =)

      • Insomnioptera

        Pues... tahitianos supongo ; P

        XD

      • -Emma-

        La verdad es que a mí también me encanta delirar y tus poemas, son un delirio magnífico.

      • Martin Rodriguez Trillo

        Muchas gracias Emma! Lo que más emociona es poder llegar a otros con estos delirios, poder compartir estas imágenes e ideas con personas que se sientan identificadas con ellas. Agradezco también tus comentarios en mis otros dos poemas, siempre son un aliento para seguir escribiendo!

        Gracias por leerme,
        un fuerte abrazo!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.