Pepe Charris

Mandato de Dios

Era tarde, muy de noche y mis ojos no cerraban
Contemplando a las estrellas, un cigarro me fumaba
Pero el tiempo se detuvo, de imprevisto así no mas
Congelándome los huesos, como santo en un altar

De la nada apareció, una sombra sin figura
Que entre más se aproximaba, destellaba su hermosura
¿Tú, de dónde has salido? ¿Quién eres y quién te ha enviado?
¿En nombre de quién has venido?
¿En nombre de Dios o en nombre del diablo?

Mi cuerpo parecía hechizado
No obedecía mis ordenanzas
Me sentía como atrapado
Entre un muro y una lanza

En nombre de Dios he venido
Respondió con dulce voz
Y con su mirada penetrante
Mi alma entera cautivó

Una mujer era esa efigie
Vestida de negro y con rostro de arcángel
Miré sus labios cuasi desnudos
Y quise besarlos en ese instante
Tras de su espalda se movían dos alas
Muy parecidas a las de un ángel
Aunque pequeñas y de color obscuro
Semejante obra no había visto antes

Ella tomó mis manos heladas
Me levantó sin dejar de mirarme
Clavó sus ojos como dos dagas
Entre los míos, sin lastimarme

¿Qué le has hecho a mi cuerpo?
¿Por qué tiemblan mis huesos?
¿Qué pasa con mi voz,
Que ya no siento mi aliento?

Preguntas lanzadas en vano, ella nada me decía
Acercándome a su cuerpo, con sus brazos me envolvía
La luna brilló más fuerte, las estrellas le seguían
Era el tiempo, en otros tiempos
Era noche y medio día

Sentí el calor que brotaba
 De su cuerpo y de su aliento
Sentí una voz que gritaba
¡Eres mío desde hace tiempo!

Soy el ángel de la guarda, que asistió a tu nacimiento
He velado por tus sueños, alegrías y sufrimientos
Muchos años he pasado, imaginándote conmigo
Agarrados de la mano, transitando aquel camino
Que conduce a las estrellas y por Dios ser bendecidos

Me besaste con tal ansia
Que encendiste en mí una hoguera
Y a mi cuerpo te aferrabas
Como abeja a su colmena

El cielo se abrió de pronto
 La lluvia se descolgó
Se oían rayos y centellas
 Festejando nuestro amor

Tus alas se recogieron
Hasta ocultarse entre tu espalda
Y el traje negro que llevabas
Levitó como las almas

Con un suspiro me desnudaste
 Era el tiempo de los dos
Tú temblabas en mis brazos
Y ahora yo tenía el control

Conduje mi mano abierta
 Hacia la mitad de tu ser
Me apretabas con tal fuerza
Mientras tus pechos saciaban mi sed

La lluvia nos empapaba
Tu lengua la recogía
De mi cuello sutilmente
 Y al mismo tiempo gemías

Le di media vuelta a tu tronco
Y arqueándote hasta la mitad
Abriste las piernas un poco
Mostrándome tu cavidad

Mi miembro estaba erecto, y listo para el amor
Al penetrar con fervor tu cuerpo, éramos uno y ya no dos
Aquel momento de magia, tenía la venia de Dios
El fuego nos abrazaba, todo en torno era pasión

Tus caderas se movían
 Como en órbita celeste
Mi corazón a mil latía
Cual cronómetro viviente

Mis manos sobre tus pechos
Apretaban tus pezones
 Y aferrándome a tu cuerpo
Gritaba como los hombres
Que han alcanzado la gloria
Perpetuando allí sus nombres

Se escuchaban gemidos locos
 La respiración se nos cortaba
Pero todo el universo
En torno a nosotros giraba

Los gritos se hacían más fuertes
 Y el fuego era más intenso
Nuestros cuerpos parecían comprenderse
Era el tiempo en un momento

Te sentaste sobre mí
Tomando el control de mi miembro
Lanzabas aullidos sin fin
Inclinado hacia atrás tu cuello

Mis manos en tus caderas
Seguían cada movimiento
Procurando, de tal manera
Hacer más grande el sufrimiento

Eran tiempos de otros tiempos
Tú la luna, y yo era el sol
Era de día y era de noche
Era un eclipse de amor

Más tarde en lo más profundo, un líquido tibio danzó
Y dos cuerpos reposados, se sentían colmados de amor
Confirmando aquello que dice, para amarse bastan dos
Y dando por bien cumplido, aquel mandato de Dios

De pronto se oyó un estruendo
Era mi despertador
Anunciando que en la cama
Solamente estaba yo.

Comentarios4

  • Caballero Aguila

    Ummmmm, uppppppppppppppppppp......glupppppppppppp, orale, ujummmmmmmm, no sabia que teneis que tener permiso de Dios para hacer el amor, pero en la poesia todo se vale....esa parte del despertador, bueno..pero esas alitas ya las habia visto que pensara ? la francesita cuando lo lea, esperemos y le guste!
    SD.

    • Pepe Charris

      Jajajajaajaja, para hacerlo con alguien común y corriente no se necesita el permiso, pero sí para hacerlo con un ángel.

      Gracias por comentar amigo.

    • alexei

      Hermosas letras y con tan maravillosa musa, un portento de letras salieron con tu permiso me lo llevo

      un abrazo

      yuri

    • PoemasDeLaSu

      Pepe!!! que buen poema, es un relato poemado, perfecto. Y que pena que te despertaste, la próxima tirá el despertador contra la pared, jaja
      Muy bueno, en serio, y qué pasión, Pepito
      Besotes

      • Pepe Charris

        jajajaajajajajjajajja, me has hecho reir amiga con eso del despertador. Seguiré tu consejo para una proxima ocasión. jajajaaajajjajjajajajaja. Cosa buena, no me queria reir jajajaajajajjaajjaja.

        Gracias por comentar.

      • Desafio

        Mandato de Dios or no, por Diossss que te que expectacular!

        Besos!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.