anonimo5

Conexión

Hoy me sente a las orillas de un acantilado mirando hacia el mar, 

observe el atardecer, como seguia su rutina,

como dia a día, como nunca antes,

al ritmo de las olas, las nubes pasaban,

una tras de otra, despacio y pausadas,

como marchando, como jugando,

entre la frontera del cielo y la tierra,

las horas pasaban y la vida se acortaba,

el cielo oscurecía,

pasaba del  rojizo amarillo al oscuro azul,

el mar inmutable,

seguía con su vaivén pausado,

con su danza romántica, entre el y el cielo,

el viento se deslizaba entre mis cabellos, entre mis prendas,

parado ahí frente al mar

entre la linea de una muerte segura y una vida eterna;

¿ Quién dijo que no se puede comer por los ojos?

aquella tarde pude saborear la belleza de la creacion,

que lleno mi alma, lleno mi vida,

el ruido de las olas adormecían mis sentidos

cantaban a mis oidos,

susurraban en mi inconsciente la libertad del hombre

el vivir de la vida.

 

Comentarios2

  • nellycastell

    Hiciste muy bien, ya que lograste un bello poema lleno de reflexiones y te llenaste de esa naturaleza que nos da tanta belleza, un abrazo

    • anonimo5

      Gracias nellycastell.... solo hice algo que fluía al ver el paisaje.

      saludos cordiales.

    • PoemasDeLaSu

      "pasaba del rojizo amarillo al oscuro azul,
      el mar inmutable"
      esto me llamó la atención, y todo sigue "inmutable" ante nuestros ojos, ante la inmensidad, solo las emociones mutan en este caso, en este hermoso poema.
      Muy bueno. Besos

      • anonimo5

        Muchas Gracias, sus comentarios me vienen muy bien.... soy principiante y bueno y ni siquiera mi carrera tiene que ver con letras soy ingeniero jeje.... pero escribo lo que nace en algunas ocasiones...

        Saludos Cordiales

        Ricardo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.