ceciroh

ROSTRO DE MUJER

El otro día estuve en una fiesta estudiantil

Vi rostros lindos de mujeres jóvenes
eran mis estudiantes de cada día …

Sin duda alguna, unos más que otros,
desfigurados por la ansiedad de tener una
experiencia extraordinaria que cambie sus vidas,
por experimentar algo nuevo,
atraer las miradas masculinas,
vivir un momento de locura,
olvidarse de la realidad dura, áspera de cada día.

Vi cansancio en sus años tiernos
exámenes y problemas sin resolver
incomprensibles trabajos prácticos que hacer,
reprimendas y sermones de sus padres
quienes les hablan del deber, de que será el futuro
si hacen esto o aquello,
cansadas del diario vivir,
por un momento liberadas de relaciones amorosas
dominantes, nocivas, que a veces las lastiman,
refugiadas en un paréntesis de la vida,
disfrutando la música, la compañía,
haciendo que disfrutan
momentos de escape de la realidad,
por lo menos dirán.

Vi miradas avidas de deseo,
Oí cantar el himno a la vida a voz en cuello
Mujeres jóvenes, amigas, hijas, madres, futuras madres
Estudiantes malas y buenas, futuras profesionales,
todas confundidas en la vorágine
que envolvía el lugar
por la música muy de moda
el aire enrarecido por la música estridente y el juego de luces
confundían la razón e impulsaban a pedir mas y mas de la vida
muchas de ellas habrán logrado lo que buscaban,
otras posiblemente no, por voluntad propia y algunas más
habrán tenido que resignar sus sueños
en otra será…
y así paso un día mas de la vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.