zaira Nadin

LA CARTA

Puedo ser, fragancia perfumando la noche de tu ensueño.

Lava ardiente corriendo febril por tu camino.

Suspiro escapando del fondo de tu pecho.

Tibieza envolviendo las fibras de tu lecho.

Gemido desgarrando el silencio de la noche.

Caricia subiendo en espiral hasta tu alma.

Silencio cubriendo tus palabras.

Puedo ser... y soy solo el hueco con forma de nido que invento tu risa.

El disparo de lagrimas que me arranco la vida.

Soy la espera eterna que se esconde tras tus ojos como el velo sutil que da la niebla.

Me volvi tinieblas, solo por compartir tu noche mas oscura.

Conjure la lluvia intentando mojar la sequia de tu alma.

Me arriesgue adentrandome en el mismo infierno por lograr vencer con luz tanta tristeza en ti guardada.

Descubri que mi derrota estaba cerca, y decidi mi juego mas osado.

Te regalo en esta nota mi palabra, no hay mas nada.

Pero es tanto a la vez que tengo miedo que no entiendas el tamaño sublime de la entrega.

Te saluda atte.

                               EL AMOR.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.