Maferc

ANGUSTIA

Este vientre tenso, lleno de nubes,

este infierno inmenso,

que diluye mis neuronas,

y me encierra entre dos mundos,

de días claros y días inmundos.

 

El egoísmo de mis pasiones,

me transforma en otro ser;

ni el espejo me refleja,

ni me deja ensombrecer.

 

Esta angustia claroscura,

tierna a veces,

a veces dura;

me encasilla en la mitad

de la nada y la humilde duda.

 

Y me hundo en ese cruce

de caminos encontrados,

de raíces mas profundas,

e incertidumbre a los lados.

 

Miro arriba, está cerrado,

miro abajo...

veo mi nombre tallado,

miro adentro,

y no encuentro

un motivo para estar en paz.

 



Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.