krades natanoj

humedad

 

 

 

Son las dos de la madrugada,

Tiemblo de saber que estas a mi prevalencia,

Los carros pasan  por la séptima sin saber que te consumo

No importa porque acaricio hasta lo más profundo.

Estas en mis manos, en mi lengua te saboreo

Me devuelves un suspiro que me hace ver el cielo de tu existencia compartida con la mía

Con tus besos me recorres  sin tropiezo alguno.

Veo la gloria  tuya y la mía como una ambrosia añorada por los dioses.

Nos fundimos nos rechazamos y volvemos como si fuera la última vez

Mi espera había llegado a su fin.

Son las siete de la mañana  y veo el sol por segunda vez eso creo,

Porque vi la luz con tu explosión de éxtasis y la mía

Que parecía una cocaína de emociones 

Termino de respirar, abro mis ojos veo que no es una mentira mas,

Estas hay donde mis sueños te crearon……

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.