GILDA

TEJIENDO UN ABRIGO



Desde pequeña, andaba yo tejiendo un  abrigo,

para guadarme del frio

Soy una aprendiz que despues de tejer varios puntos estos se rompen

y vuelvo a tejer y tejer,

 

 

mientras busco el calor en brazos manchados de dolor ajeno

en brazos que no abrazan, como rosas y espinas

entonces me doy cuenta que

Soy aprendiz todavía,  presa de buenos costureros

 

 

Ellos me ayudan y cuando siento el   calor de su abrigo, se lo llevan,

dejandome desnuada y al alba, despojada. En la playa bajo la luna, llorando sus

ausencias, y añorando la tierna y dulce lana suave de sus abrazos.

Vuelvo al calor de mi casa paraa seguir tejiendo.

 

 

Encuentro buenos profesores pero mis manos torpes los rechazan

porque mirando al cielo veo el sol,

y creyendo que me alumbra me deslumbra

no dejándome ver que hay muchas estrellas que puedo admirarlas a calor de mi abrigo.

 

 

Ya perdi, uno en el camino, muy cálido y sencillo que desprendia olores a

lavanda, melisa, menta, salvia,

 

 

No quiero ser aprendiz, ni tampoco maestra, quiero tejer mi abrigo

para abrazarme en el y quitarme este gelido aliento frio.

Para que tu me lo pongas todos los inviernos

Para ponertelo  a ti amor mio,.

 

 

Y tejiendo tejiendo sin saber que lo estaba haciendo,

sin sol y sin estrellas, con una minuscula luz acabé de hacerte,

y te probe y me abrigaste.

 

 

Y ahora siento tu calor, cálido, y tus brazos limpios.

Y aunque a veces se me olvide en alguna parte

tu me recuerdas que estas aqui para abrazarme.

 

Comentarios1

  • LEV

    simplemente una belleza de poema.

    besos

    • GILDA

      GRACIAS.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.