juda saulo

Huerfano

 

Cuando deje de estar y  emanar este olor

Cuando ya no pueda andar, ni respirar

Aun así, por el tiempo sonara como gotas en el suelo, este amor

 será mi maldición, lo doblare y arrullare como un niño

Lo consolare, de su de su desahuciado destino

Lo colgare, mi abrigo saltara en él

Lo olvidare y lo tendré en recuerdos que no me importaría saber

Pero yo escogeré el destino de mis palabras, donde han de acabar, y como han de morir

Trazare con crayones, y pinturas, mi tristeza para que te joda las retinas

para que veas la aurora de mi amor, y te vallas

no para que lo “sientas”, solo le tendrás lastima, apego como a un cachorro

si no para que lo “sientas” , veas que esto no es real, y ahora si te del la vuelta a tus ojos

yo solo lo tendré, cambiando de lugar para que no se pudra,

limpiándolo con alcohol y desinfectando, limpiarlo y vestirlo, para que te valla a visitar

será un bastardo de mi sangre, hijo irreconocible, de mis entrañas

vomitado por mi razón, y maldito por mi sentido común.

No me vera llorar, me esconderé en su codo,

En su sonrisa anacrónica de fe, crecerá sin verte,

Sin oírte de nuevo, solo, ahorcado por el tiempo de vez en cuando

Pero estará aquí, solo conmigo, y no volteare atrás,

Caeré después de eso, que se valla, y lleve, algo para escribir un epitafio

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.