Alejandro Alberti Wolfart

del amor a la primavera

La última vez que te vi,                                 

fue en un  tren,                                          

tu destino eran mis sueños,                        

un lugar muy lejano.

 

Soy el hijo del dueño de los caminos,

y mi madre es la esperanza,

yo soy el hombre de la esperanza,

que va por los caminos con sólo un destino,

el lugar donde los sueños mueren

y la realidad no existe.

 

Es aquel lugar                                                

vive mi amor,                                              

se fue para volver y yo esperaré con la frente en el horizonte.

 

El sólo esperar,                                                 

hace brotar lágrimas de savia por mis ojos y duelen,

dejan marcas en el alma,

donde quedan pegadas y nunca se disuelven.

 

¡Ay! Amor.

 

Te espero,                                                             

pero los años se vuelven siglos,           

y no puedo soportar tanta soledad.                     

Te necesito a mi lado, amor.

 

Ya sólo puedo pensar,                                  

en la esperanza, como una mujer,

ya no era mi  amor,                                            

tu rostro era lo último que te vi,                     

no podía  acordarme de tu cuerpo,           

de tus manos,                                                   

de tus brazos,                                                     

de tus ojos,                                          

de tus besos,                                                           

se ponen difusos en mi mente.

 

Sólo tu cara me queda como imagen.

 

Siento que te he dejado volar,

y como muchos dicen, si fuiste mía volverás,

pero ¿si no lo fuiste?

 

Comienza mi pensamiento a dudar de  volver a verte,

no lo creo, pero dicen que, pero dicen  que volverás.

 

Pasaste de ser el aire que respiro,        

al cigarrillo que fumo,                        

y en mis días de abstinencia,                       

el dolor aparece fuertemente en mi pecho.       

 

Sólo recuerdo vestigios de lo que viví contigo,                                     

sólo veo los caminos en la playa, 

el día que te vi y el mañana que no.

 

Son infinitos los días que no te he visto,

pero los días  que estuve contigo, fueron eternos.

 

Sólo me queda en mi corazón,               

el amor por entregar,                                        

no sé a quién, pero lo tengo.                   

 

Un lugar que debe ser ocupado por una mujer,

que es ella, pero su rostro es difuso y oscuro.

 

Me siento como un velero sin capitán,                                                                 

como un cielo sin nubes,                        

como el mar sin olas.

 

Necesito amar,                                           

esa eres tú pero no te encuentro,                      

¿Dónde estás?

 

Soy un hombre ciego, sin lazarillo.

 

Pienso en la vida y en sólo escribir,                       

pronta está la primavera,                                              

llegando a mi ventana.

 

Pero los días y las noches son los más oscuros de mi vida.

 

Hundido en lugares inciertos,                           

el camino de mi vida no se encuentra asfaltado,

es de tierra

y las lluvias dificultan mi camino,

me he quedado estancado en la tierra,

el sol sale y flores aparecen de mis brazos,

me siento parte de la tierra,

he vuelto al polvo que siempre he sido,

en este día, en este día de,                                               

primavera.

Comentarios2

  • benchy43

    Muy hermoso, felicitaciones. un abrazo. Ruben.

  • xOrionx

    ezta genial !!

    wow ezo ez amor verdadero
    claro, un poco tragico pero
    wooow



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.