cipres1957

Cada vez que muero

Caer de nuevo
preanunciando un cielo invertido,
abajo de todas las piedras
allí donde radica el miedo,
acaso el muzgo infinito y oloroso
de ese cielo que ansío pero temo.

Salir es la mala costumbre
que se vuelve tediosa cada vez que muero,
cuando falseo los papeles de un infierno
del que quiero huir y ser eterno,
abrazarme a este cuerpo
que se resiste a ser viejo.

Ser arrugada piel de cementerio
pergamino de historias
que morirán sin recuerdos,
sin dejar su adn tallado en troncos
o un corazón que no vivió su tiempo
porque hace siglos que está muerto.

Arriba la podredumbre
abajo lo mismo y cieno
en el medio como junta de cemento
este vestigio que dejó de ser cierto
y volvióse tierra de abonos
para futuros destierros.

Comentarios2

  • Franklin Sandi

    Aceptar la realidad es una primera condición para ser feliz. No importa la edad. Pero muchas veces nos sucede lo que dices en estos versos: "abrazarme a este cuerpo/que se resiste a ser viejo." Y ahí se plantea el problema existencial. Y entonces el hombre "volvióse tierra de abonos/para futuros destierros".
    Si, cada vida es un destierro, si la vemos desde el punto de vista de la filosofía existencialista.
    Interesante el poema que está hecho no para una sola leída, sino para la reflexión más profunda.
    Saludos, amigo ciprés.

  • smycke7

    bello poema
    siento la noche envolver mi alma
    gracias



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.