fermival

Eres

Eres miel que me almibara

el café empezando el día;

eres fiesta de  ambrosía,

dorada  fruta en  tizana.

Eres budín de manzana,

almíbar de ocal, de pera,

del dulce fruto, la higuera;

melada suave de agave,

como de abeja  salvaje,

arica en  flor sabanera.

 

Eres sol entre las sombras

que agrisan mi pensamiento;

eres paz y sentimiento

metida en mi alma muy honda.

Aunque el astro rey  se esconda,

tú eres la luz de mi vida,

mi nao nunca a la deriva,

pues su norte lo has escrito,

justo en el cielo infinito,

con letras de oro enlucidas.

 

Eres para mí la vida,

pero la vida es tan corta

y aunque amarte me conforta

es poca de amor vivida.

Quisiera en toda mi vida

sólo darte amor fehaciente;

tu cuerpo entero, yacente,

recibiéndome en sus vados,

y ese instante tan deseado,

renovarlo eternamente.

 

Eres sol, ocal, miel, vida;

viento, cielo, luz, amor,

mañana, sur, arrebol;

eres la risa encendida.

Eres la dicha escogida

esquivando mil placeres;

serrallos de mil mujeres;

del Caribe a  Tombuctú,

no yerro al decir que  tú,

muchísimas cosas eres.

 

Comentarios1

  • Mariano An

    Me encantó tu poesía. De seguro es eso y mucho más. Un gran saludo. Gracias por compartirla.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.