elena godoy

soledad

Tengo en la vida lo que muchos tal vez anhelan...

soy rica en dar frutos, de esos que no esperan época.

Un viento toca hoy mi rostro, mas húmedo y frio que el de ayer.

me pregunto si serán ideas...ya no soy la misma mujer-

Mis pasos , aquellos que no restaban compañía

hoy se pierden en oscuras calles sin reversa-

Lo que más lamento es haberme olvidado de los secretos de la risa

aquello que tanto amo en los demás

por mi faz no se avisa.

no sé si fue aquel hombre quien labró mi desdicha

o el duende verde del ropero, aquel que todo esconde

sin devolver sólo por malicia-

Aconsejo a quien me pide,

escucho sin miramiento a quien me visita,

más hablar no puedo yo, ni escuchar esas risitas-

Tanto el Padre me ha regalado, que mal me siento yo

de no poder responder con esos gestos, que se perdieron en uun cofre,

tal vez en un cambio de casa o en un avión,

en el vuelo de las culpas y pesares, que...´

por miedo a llorar , se prefiere soportar.

Pasan los años y la soledad se va tornando en una amiga,

de esas que te hacen daño, más no quieres abandonar

por miedo a que te vayan otra vez a dañar.

Tengo amigos, de los buenos, no lo puedo negar.

más quien sólo se siente me sabrá comprender

que no es compañía lo que falta, sino un timón para navegar.

Comentarios1

  • Corazón

    Es extraño no recibir ningún comentario a tan profundas palabras poéticas y nobles.
    Corazón



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.