el_peluso

Muerte de la dama

Pensé que había perdido

la expresión de su mirada

y pude verla atrapada

con lazos de seda y tul.

 

Y su guardián cauteloso

se acercó a mi bella dama

y sacó de su oriflama

una bella daga azul.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.