analepri

Fuerza Perniciosa

 

Esa luz mínima señalizaba el camino

y nos sacaba de la oscuridad,

del tormento padecido, de las mares bravas,

que sacuden sus pesares.

Alborotado el espíritu reclama

su derecho de alborear.

Sentencia de una vida extraviada,

que los ecos recuerdan que hay un pasar.

Torbellino de ideas que atormentas,

a este corazón acabado, por los vientos

intempestivos de este huracán…

 

Fuerza poderosa que avasallas al andar

¡OH! Deslumbramiento pasional

irreflexivo, inesperado.

Cómo quise de ti, tu fuerza imperiosa,

sin pensar que podrías derrocar

el más sublime sentimiento de la inocencia,

encarnado en no lastimar…

 

Inerte el alma quiso resucitar,

de los vaivenes arrasados.

De pie y de frente, así pude verte,

desmitificando tu fuerza perdida

en la gran batalla que no pudiste conquistar.

Aliviada del peso de la carga, del ideal desvanecido,

hoy estamos igualados y somos semejantes.

A ti te recuerdo, camino andado,

andares encorajados por el deseo de ahondar

en el aprendizaje del reencuentro.

A ti te habilito, esencia de ser

iluminada por un nuevo paisaje penetrante,

sin encandilar a los ojos que te miran.

 

 Ana María Lepri

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.