Loelito

No puedo ser marino.

No puedo ser marino, no puedo lanzarme a la mar y dejar un amor en tierra firme.

No pudiera hacer un amor en cada puerto y verla solo cuando las estrellas o el sol del amanecer me hagan atracar en sus brazos nuevamente.

No pudiera estar meses en el mar que acompañado de diferentes especies y lleno de vida, inspira y genera tanta soledad.

Puedo equivocarme una y otra vez y saber que no es mi origen la dirección que he tomado, puedo rectificar y hacer otro oficio, puedo lanzarme a la mar, pero solo si voy contigo.

De la soledad y  brisas de sal, solo existe tiempo para pensar, existe tiempo de arrepentirse, de llorar, de reclamarnos y reprocharnos cuanto fallamos por minuto.

Fui marino, fui cobarde, no supe quedarme en tu puerto, en nuestro puerto,  salí a buscar una corriente distinta que hoy día me trajo a ti nuevamente y supe que no sirvo para ser marino.

No puedo ser marino, en cada viaje te extraño, en cada partida o intento de hacerlo ya estoy de regreso.

No puedo ser marino, no puedo estar solo, no puedo quedarme pensando en las estrellas sin ver dibujadas en ellas tus caderas y sonrisa de mujer de tierra firme.

No quiero ser marino, solo quiero ver los barcos pasar desde nuestro puerto seguro,

desde nuestra ventana.

 Donde el sol nos saluda y nos regala el arco iris junto a tu bella sonrisa y desnudes de la mañana.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.