elena godoy

CAMINATA

 

Despierto un día con la sensación de no haber vivido plenamente

veo sobre la mesa tres llaves que me  esperan

cojo la del medio, por temor a extremizar

salgo al exterior en busca de aquella cerradura

a la cual mi llave  ha de abrir

me  veo en la sorpresa de que era la del fin---

ni por este indicio retrocedí

ay de mí---

Enormes pasillos me esperaban

algunos de ellos con hemosos cuadros de tonos pastel

más ninguno del rojo intenso que yo tanto disfrutaba

Cada dos o tres pisadas y en tres oportunidades

un clavel me encontraba

más en mi última doblada

una fina rosa me esperaba.

Largo es mi andar, mas siempre acompañada

ramillete en mano...

...una rosa por tres de clavel.

Busco y busco un jarrón

bello para adornar y firme para contener, tuve uno mas fue de cristal

que los temblores de la vida

no soportó y se dejó caer...qué dolor

fue verlo en mil pedazos sin ganas de volver...

Aun estoy en la vía

esperando en una esquina, alguna tienda

o subasta hoy día que le venda o regale a mi vida

la fuerza para soportar un nuevo día.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.