Novalis

Principio de amor

 

En duermevela,  me vine a evocar

fue un sueño difuso,  pero....

en mi corazón, pudo anidar.

¡Que bella damisela!

puedo ahora decir

no me dejas marchar ni yo me quiero ir.

 

Lo supe cuando te vi

lo leí en tu mirada,

me lo darías todo

y mi sed saciada.

 

Pasaron los años

en la dulce morada

y, ahora me siento 

a la luz de mi amada.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.