Novalis

Miradas

Mujer de rostro difuso

no consigo atisbar

en tu mirar confuso

el anhelo a  solazar.

 

 

Yo no te pido nada

que tú no puedas dar

tan solo una mirada

que me pueda enamorar.

 

Suena en la noche

un aleteo fugaz

la paloma de mi vida

vuelve con su amor pertinaz.

 

 Blanca y poderosa

llena mi vida de amor

paloma en la prosa

humana en el ardor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.