Elendrai

Luces Tenues

Con el Mar y la Arena de Compañía
Con el Viento como guía
 y con ese eterno resplandor,
El Fulgor.
La maravilla del Fin del Día.
Los últimos destellos de ese sol que ya baja a sus aposentos.
Que se despide anunciando la Lúgubre 
y siempre Misteriosa Noche...


Luces... Luces Tenues y Lejanas
¿Qué pequeños Seres Precisan de Ustedes?
¿Por qué ellos ya no alumbran su camino?


¿Y Tú mar? 
Con tus Olas 
Rompientes, Crujientes y de desgarrante constancia,
¿También observas nuestra vida agitada?
Y sonríes -burlesco- al escuchar cuando hablamos de Tu inconstancia...
¿Cuántos Mundos hay Dentro de Ti?
Tus Colores cambian al igual que el Iris de una persona...


Arena, Arena.. Que te escapas de mis dedos
Brillas aún entrada la noche
Y te inmiscuyes en los pliegues...


Es el Hombre, (en Busca del Hombre),  Buscando Sentido...
Que pretende conocer y medir bajo su propia vara...


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.