ninfadora

BAJO LA LUNA


Es noche poblada de estrellas y luna,
que cobija nocturna tu cuerpo y el mío,
unidos en la piel y en los sudores,
en el aliento y el gemido,
que sale del fondo de la boca,
y se enreda en los febriles besos,
y se queda quieto y tembloroso,
en la lengua que recorre lineas,
que esculpe formas y seduce toda indiscreta,
en los sabores y los olores.


Cómo quedamos secos?
Cómo quedamos ilesos de tanto amor?
Cómo se calla este ruido de truenos y gritos?
A quien le importa?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.