Iraultza Askerria

Soneto I

Tomillo espolvoreas en mi cara,
tal que un polvo de estrellas o de nieve
como el agua bendita que en un ara
derrama el sacerdote sobre un bebe.

¡Ay si el sol en mi rostro despuntara
no se apropie del agua que en mi llueve!
¡En mi rostro ojalá siempre quedara
tus besos de perfume blanco y leve!

¡Ay señor, ya amanece allá tan lejos!
Y ella del bosque atroz desaparece
bajo el pobre sol mueren sus reflejos.


La noche a los demonios deja paso,
el día cruel con fuegos amanece
y yo esperando quedo al nuevo ocaso.

 

Iraultza Askerria

http://iraultzaaskerria.wordpress.com/

Comentarios2

  • KALITA_007

    bellamente triste tu inpiracion en la excelencia de este bellisimo soneto..
    abrazitos desde mi pais..
    kalita..

  • FIDEL HERNANDEZ

    Sencillamente magistral y precioso, amigo... Lo de menos es si te diriges con tus palabras a la Luna o no; lo importante es la visión de la noche para un poeta y de los demonios que llevan los días ocultos en esta vida tan ajetreada que llevamos.
    Un abrazo, amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.