_ Mariposas del Bien y del Mal_

EmilianoDR



 

_ Mariposas del Bien y del Mal_

 

En un mundo de mariposas aladas,

la dualidad emerge en su vuelo,

la blanca, heralda del bien,

la negra, portadora del desvelo.

 

La mariposa blanca, pura y serena,

sus alas como pétalos de azahar,

ilumina caminos de esperanza,

trayendo consuelo sin desamparar.

 

La mariposa negra, sombras y misterio,

sus alas de ébano en la oscuridad,

despierta temores y dudas internas,

cuestionando la paz y la verdad.

 

Pero en medio de esta dicotomía,

surgen las mariposas de mi tierra,

infinitas y diversas en su danza,

con alas de colores que se aferran.

 

Son mariposas que no juzgan ni eligen,

vuelan libres, sin distinción,

representan la esencia humana,

en su diversidad y unión.

 

En cada aleteo, un sinfín de historias,

de sueños, luchas y anhelos diversos,

las infinitas mariposas de mi tierra,

un canto a la humanidad en sus universos.

 

Entre la mariposa blanca y negra,

se alzan las mariposas de mi tierra,

recordándonos que en el corazón de cada ser,

reside un arcoíris de luz y de guerra.

 

En cada mariposa encuentro una lección,

un recordatorio de la diversidad,

que no se puede encasillar en blanco o negro,

en bien o mal, en simple dualidad.

 

¿ Y quien soy yo para calificar,

lo que es el bien o lo que es el mal, 

con hermosas mariposas

en una jaula de cristal ?

  • Autor: EmilioDR (Seudónimo) (Online Online)
  • Publicado: 9 de julio de 2024 a las 11:43
  • Comentario del autor sobre el poema: La imagen de la mariposa blanca representando el bien y la mariposa negra simbolizando el mal es una metáfora interesante que ha sido utilizada en diversas culturas y contextos a lo largo de la historia. Sin embargo, es importante recordar que la realidad es mucho más compleja y diversa que esta simple dicotomía. Las mariposas son seres delicados y enigmáticos que han inspirado la creatividad y la imaginación de las personas desde tiempos inmemoriales. Su transformación de oruga a mariposa es vista como un símbolo de renacimiento y transformación, de la superación de obstáculos y de la belleza que puede surgir de la adversidad. En el caso de la mariposa blanca y la mariposa negra, podemos interpretar esta dualidad de diferentes maneras. Algunos podrían ver en la mariposa blanca la pureza, la inocencia y la bondad, mientras que en la mariposa negra podrían ver la oscuridad, la maldad y la perversidad. Sin embargo, esta interpretación binaria no refleja la complejidad de la naturaleza humana ni de la realidad circundante. La existencia de mil mariposas de diferentes colores entre la mariposa blanca y la mariposa negra nos recuerda que el mundo no es simplemente blanco o negro, bueno o malo. Existen innumerables matices y tonalidades en cada persona, en cada situación, en cada elección que hacemos a lo largo de nuestras vidas. La diversidad de colores en las mariposas representa la diversidad de experiencias, pensamientos y emociones que conforman la existencia humana. Cada uno de nosotros lleva dentro de sí una mezcla única de luces y sombras, de virtudes y defectos, de alegrías y tristezas. En vez de caer en la tentación de simplificar la complejidad del mundo en términos binarios, es importante reconocer y celebrar la diversidad y la riqueza de la vida en todas sus formas. Aceptar nuestra propia dualidad y la dualidad de los demás nos permite crecer, aprender y evolucionar como seres humanos. La mariposa blanca y la mariposa negra son solo un par de entre mil mariposas de colores que llenan el mundo de belleza y significado. Cada una tiene su propio papel que desempeñar en el delicado equilibrio de la naturaleza, recordándonos que la verdadera sabiduría radica en aceptar y abrazar la diversidad y la complejidad del universo en el que vivimos.
  • Categoría: Reflexión
  • Lecturas: 0
Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.