Temerarios del valle

menita33

 

 

Establece su tiempo el agotado cóndor que vuela sobre la sierra, allá a lo lejos lo espera su desdicha, el seguramente huye de su impecable desdén que trae desde la monarquía del valle.

Lautaro propaga el fuego entre vallunas colinas intrépidas y salientes como polvo submarino, y el cimiento de dos aves planetarias y silvestres que van huyendo sobre la colina ya llena de tormentas y relámpagos duros entre las hojas rojas.

San rojas, cabalga con tu caballo de viceras nocturnas, el son de su galope furioso sobre el antaño y sucio piso del angosto camino decembrino, y su quimera sin salida, dos cabezas sin fuego entre los dientes.

Vuela, ve, se libre y propaga tu canto inútil que nadie escucha, son sordos tus cantos, nadie llama a tu puerta sin que nadie pregunte por tu dolido plumaje azul, o tal vez negro de luto.

Entre un sol de guitarras, huye y estremece el río en las tinieblas, y llena de besos el otoño, antes que llegue el almidón a cubrir de sed y sal tu cabellera de caballero.

Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos


Comentarios1

  • jvnavarro

    Bonitas letras,
    Entre un sol de guitarras, huye y estremece el río en las tinieblas, y llena de besos el otoño, antes que llegue el almidón a cubrir de sed y sal tu cabellera de caballero.
    Un saludo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.