Despedidas y Cenizas, Despedidas y Convulsiones

da`Hat



Y en el silencio del limbo, un veterano con ligereza y serenidad exclamó:

Regálenme un poco de su atención. Con la mirada fija en tres cuerpos con el alma perforada entre sí, él, con frías pero compasivas palabras, continuó: —Aquí es común ver pares, es común ver grupos, es común ver restos de almas solitarias, y por su desgracia también lo es ver cómo estas están encadenadas entre sí, sin poderse mover sin la otra, o llevándola a rastras, lo quiera o no la otra.

Tomando con fuerza un trozo de la cadena, la que perfora al cuerpo agonizante que inició la secuencia, se la arranca bruscamente sin mover el resto de la cadena. El veterano cegador suspiró y continuó: —Hay almas que se aferran a otras almas o a otros espíritus, y en lugar de vivir la vida o aceptar la muerte, la muerte de una vida o de la propia, todo lo hacen por miedo a la ausencia y a la nostalgia. Cuando un alma se desespera y esta a fuerzas se aferra en búsqueda de alivio, se lo termina arrebatando a los que cruzan su camino.

Dejando caer la cadena y tan pronto dio media vuelta, dos de esos cuerpos se comenzaron a desintegrar, haciéndose ceniza y dejando a sus almas volar. De un momento a otro, el último cuerpo comenzó a convulsionar, entre llanto y gritos, su desesperación no se contuvo más. Era momento de enfrentarse a su temida soledad. Sereno, el cegador no reaccionó, continuó con su camino sin dudar ni mirar atrás.

Mirando esto a lo lejos, lo comprendo mejor.

Dicen que un alma en desesperación, en pena y agonía, busca aferrarse o incluso incrustarse buscando su eternidad. Dicen también que algunas no soportan la desesperación y su tormento agresivo crece, estancando su ira o desprendiendo excesos de melancolía.

Para algunos espíritus, llegará el momento de desintegrarse, o de levantarse y hacerse uno con el desdén. Pero si su alma y espíritu se conservan entre sí... hay quienes se convierten en cegadores también, pero hacerlo significa haberlo vivido y perdido todo, más de una vez, pero más importante, saber aceptar lo irremediable sin así mismo cegarse.

Hay despedidas que duelen más que otras, algunas siendo innecesarias y otras por completo inesperadas. Despedirse es en realidad un acto Unilateral; aún existiendo en vida despedidas que concluyen y separan, es cada lado independiente de decidir y sentir si la despedida fue real. Jamás coinciden, siempre un lado tardará más, algunas por todavía no estar listas para soltar y otras porque saben o creen que la despedida jamás fue real.

  • Autor: Thian Candless (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 27 de abril de 2024 a las 22:40
  • Comentario del autor sobre el poema: ...
  • Categoría: Cuento
  • Lecturas: 13
Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.