El hombre y la piedra (Fábula)

Ivan Sanchez Gonzalez

Un hombre tomó una piedra,
la examinó cuidadosamente
y la arrojó con desdén.
- Ciertamente una piedra inútil.
Dijo para sí.
Y cuál no fue su sorpresa
cuando lo reprendió la sabia piedra.
- ¡Pobre hombrecito arrogante!
Juzgas defectuoso
lo que tu voluntad no puede usar.
¿Cómo te atreves a negar
la perfección de la obra de Dios?
Yo soy perfecta,
porque no soy
ni más ni menos que una piedra,
otro propósito tiene mi existencia;
y tú, hombrecito vanidoso y efímero,
tienes que entender
que no todo en el mundo está aquí
para servirte a ti.

Admire usted hasta la cosa más humilde
del mejor de los mundos posibles.

Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales


Comentarios1

  • Omaris Redman

    Buenas letras reflexivas!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.